En las últimas semanas se ha disparado el uso de aplicaciones de videollamadas como Zoom tanto en el ámbito empresarial como en el personal e incluso el político. Con ello, el escrutinio sobre la seguridad de este tipo de servicios se ha intensificado y esta aplicación no está saliendo muy bien parada.

La primera polémica se produjo cuando se descubrió que la aplicación de Zoom para iOS compartía la ubicación y otros datos con Facebook sin permiso, algo que se solucionó con una actualización y una disculpa. A pesar de eso, van a ser demandados por un usuario al considerar que esta circunstancia constituye una violación de la privacidad del usuario.

La encriptación de extremo a extremo en las videollamadas de Zoom, dice un portavoz, no es posible habilitarla actualmente

La segunda ha saltado durante las últimas horas, cuando The Intercept ha publicado una información en la que revela que las videollamadas de Zoom no están cifradas de extremo a extremo.

Y esta polémica no es la última que está en curso. El jefe técnico del rastreador de malware VMRay, Felix Seele, asegura que el instalador de Zoom para Mac usa scripts para automatizar la instalación sin solicitar el permiso del usuario y falsificar un mensaje del sistema para obtener privilegios en el sistema. Aunque no es estrictamente malicioso, Seele recuerda que son «los mismos trucos que usa el malware de macOS». Habrá que ver en qué queda este otro incendio.

Fuente: genbeta.com/
Por: