Un plato de unicel –poliestireno expandido–desechable tardará al menos 500 años en descomponerse, por lo que es nada amigable con el planeta. ¿Por qué no buscar opciones al uso de materiales dañinos al medioambiente? En los últimos años, han surgido propuestas para sustituirlos.

Una de ellas son los desechables de hoja de palma. Para elaborar estas vajillas biodegradables –platos, cubiertos, vasos, bolws–, se requieren hojas de palma areca catechu, también conocida como palma betel.
Funcionan como cualquier otro producto hecho de unicel: pueden contener líquidos o sólidos, alimentos fríos o calientes, e igualmente pueden usarse en hornos convencionales o microondas.
Además, se integran a la tierra fácilmente. Como plus, puedes lavarlos y reutilizarlos hasta diez veces. La mayoría de estas vajillas biodegradables son producidas en la India y exportadas al resto del mundo.

vajillas 2

Para su fabricación, no se deforesta ningún bosque, pues están hechas de hojas secas que caen de los árboles. Posteriormente, mediante calor y presión, se les da forma. Al final, se esterilizan para consumo humano.
Estas vajillas biodegradables son muy baratas: su precio oscila entre los 4 y 6 pesos mexicanos por pieza, y tienen un diseño comparable con las vajillas gourmet. Cada vez existen mas opciones para reducir nuestra huella ecológica. Hagamos conciencia y salvemos el planeta un plato a la vez.

Fuente: FAHRENHEITº Magazine
Fotografías: prodigy.msn.com