Hicieron una investigación y estudios de mercado.

Preocupadas por el aumento en la generación de basura en algunos municipios del Estado de México, alumnas de la Universidad Politécnica de Atlautla se dieron a la tarea de buscar soluciones amigables con el medio ambiente, lo que derivó en el desarrollo de cucharas biodegradables.

Se trata de un proyecto integrado de las estudiantes Daniela Ibarra Santiago, Anahí Hernández López, Cintia Irene Andrade Aran y Gabriela Martínez Villanueva, de la licenciatura de Administración y Gestión de Pequeñas y Medianas Empresas.

“Con esta propuesta queremos contribuir a reducir la contaminación que se produce en el medio ambiente por el uso de plásticos y unicel, en particular en Ozumba y Amecameca, municipios vecinos a Atlautla”, declaró a Notimex Andrade Aran.

Reveló que sólo en Amecameca, entre 2010 y 2014 se observó un incremento en la generación de basura del 32 por ciento, mientras que en Ozumba la generación de desechos sólidos aumentó 20 por ciento en ese mismo lapso.

Al considerar entonces que el aumento en la generación de basura en municipios mexiquenses ha sido impresionante, “en la universidad propusimos una solución real y viable, que contribuya al cuidado del medio ambiente”, sostuvo.

Para ello utilizaron el nopal como materia prima, ya que en la zona “hay mucha producción e incluso a veces hasta hay sobreproducción”, pero hasta el momento ha sido desaprovechada.

En el Centro de Información y Documentación de la Universidad Politécnica de Atlautla, emplearon programas de cómputo y herramientas para saber si su producto era viable, así como delimitar su nicho de mercado y sus potencialidades.

Las universitarias hicieron una investigación y estudios de mercado, además de explicar a los pobladores los beneficios de utilizar un producto biodegradable que por sus características no permanecerá en el planeta por mucho tiempo, ya que podría desintegrarse incluso en menos de un año.

Andrade Aran adelantó que ya tienen el prototipo y que por el momento se encuentran haciendo pruebas de resistencia, y señaló que buscarán apoyo de algún patrocinador para que la comercialización de las cucharas de nopal sea una realidad en el corto plazo.

En ese sentido, sus compañeras y socias del proyecto manifestaron su alegría por trabajar juntas una propuesta única en la zona, que contribuye a disminuir los índices de contaminación y enseña a los productores del nopal a darle otro uso a su producto.

“Lo que me gusta de la carrera es que nos brinda o nos da el aprendizaje de cómo crear una empresa o las herramientas, en cómo desarrollarlas”, agregó.

La Universidad Politécnica de Atlautla cuenta con cuatro programas académicos, tales como Ingeniería en Tecnologías de Manufactura, Ingeniería en Tecnologías de la Información, Ingeniería Civil y la Licenciatura en Administración y Gestión Empresarial.

Fuente: Azteca Noticias
Fotografía: aztecanoticias.com