Un estudio reciente en Psicología revela que las parejas cuyos miembros beben juntos tienden a ser más estables y felices.

De acuerdo con este estudio, cuando sólo uno de los miembros de la pareja bebe alcohol, el tema puede convertirse en un problema, incluso aunque no haya un problema fuerte de alcoholismo.

Por el contrario, cuando las parejas disfrutan de beber en compañía del otro, tienen la capacidad de reforzar el lazo que los une y de compartir más.

En el estudio del The Journals of Gerontology se reflejaba también que la relación iba en ambos sentidos, pues las personas que disfrutaban de las bebidas alcohólicas y estaban en una relación con alguien que no bebía, también disminuían su sensación de felicidad con su pareja, pues no podían compartir esos momentos con el otro.

Para este estudio los investigadores entrevistaron a cerca de 4 mil 800 personas, y reflejaban que en general, las personas preferían estar con alguien con quien pudieran disfrutar de las mismas experiencias que ellos disfrutan.

Destacaba principalmente que una de las cosas que disfrutaban las parejas que bebían era poder salir de la rutina, divertirse en un ambiente distinto al hogar y poder compartir otras cosas, e incluso encender su vida íntima en pareja.

Además, las parejas que bebían juntas muchas veces compartían amigos en común en su círculo social y tenían mayor estabilidad.

Pero si tú no bebes, no te preocupes… sólo necesitas un hombre de baja estatura, pues según la ciencia son quienes tienen relaciones más duraderas.

Fuente: Excelsior
Fotografía: excelsior.com