Si eres de los que lleva blueberries con quinoa de lunch, más vale que leas esto.

Tenemos la creencia de que los superalimentos tienen poderes que nos van a hacer tener una salud inmejorable. Pero, ¿en realidad son tan milagrosos como nos lo han hecho creer? Nutricionalmente, estos son los alimentos más densos en el mundo y se han utilizado milenariamente para sanar el cuerpo y la mente.

Para un mundo como el de hoy en donde muchos alimentos son tóxicos o se cultivan con sustancias no benéficas para el humano, se consideran “ideales” para mejorar el rendimiento, aumentar la vitalidad y mantenerse joven. Sin embargo, te tenemos una noticia, los superalimentos son sanos, pero no milagrosos.

Fue la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) la que nos bajó de la nube al revelar que estos productos no curan enfermedades a pesar de contar con muchas propiedades.

Sí, ayudan a mantener una buena salud si los consumimos dentro de una dieta equilibrada y variada, pero definitivamente los sobrevaloramos al considerar que podemos resolver problemáticas de salud importantes.

Algunas personas consideran que al consumirlos, conseguirán extraordinarios efectos en su salud. “No existe ningún alimento milagroso ni curativo”, por lo que esta idea suele ser fruto de estrategias de márketing o leyendas sin fundamento”, advierte la OCU.

¿Algún otro motivo para dejar a un lado la ilusión?

La Organización de Consumidores y Usuarios alertó que el consumo de los superalimentos puede tener implicaciones medioambientales y sociales significativas.

¿Por qué? Usualmente cuando algún alimento se pone de moda, poder acceder a él se hace más difícil, por su precio y su alta demanda. Tal como ocurrió hace unos años con la quinoa o actualmente con el aguacate, el famoso “oro verde”.

Además, los agricultores sobreexplotan las tierras para producir grandes cantidades e incluso, se llegan a quemar bosques para poder producirlos.

“La moda de los alimentos es efímera y la demanda de su consumo puede reducirse de forma repentina”, complementa la OCU.

Algunos superalimentos de la lista

Maca
Kale
Bimi
Cacao
Aloe vera
Açaí
Jengibre
Espirulina

¿Cómo sustituirlos o cómo complementarlos?

Adicionalmente, la OCU sugiere la dieta mediterránea ante el consumo exacerbado de superalimentos. Considera que esta dieta incluye frutas y verduras de la estación –por ende accesibles económicamente–, así como aceite de oliva, frutos secos y semillas, legumbres, carnes en forma moderada, cereales, lácteos con poca grasa y más.
Fuente: culturacolectiva.com
Fotografía: culturacolectiva.com