Sé fuerte porque la mayoría no está preparado para verte cambiar, porque las personas se acostumbran a la rutina y van a ser los primeros en decirte que estás mal.

Sé fuerte porque enfrentarte de nuevo a la soledad te puede hacer dudar y pensarás que extrañas estar a su lado, pero si analizas a fondo descubrirás que extrañas lo que hacías a su lado y, eso no es amor, es miedo a hacer lo mismo sola.

Sé fuerte porque te dirán que es una racha, porque los demás creen que es correcto que las parejas terminen y vuelvan a su antojo, pocos dicen adiós de verdad.

Sé fuerte porque quizás tu pareja no se sienta lista y hará todo para regresar, necesita de tu determinación para enfrentar el duelo, no lo hagas más complicado y deja que pase el tiempo.

Sé fuerte porque las fechas pesan, porque la Navidad está a la vuelta y tendrás que soportar preguntas incómodas entre tu familia.

Sé fuerte porque igual te va doler y el miedo a seguir te hará tambalear, porque vas a llorar hasta que te gane el sueño y despiertes con suspiros entrecortados por la mañana.

Sé fuerte porque el Universo te preguntará qué estás haciendo de tu vida y qué quieres de ella, porque te va a recordar cosas que dejaste de lado y es momento de retomar.

Pero sobre todo, sé fuerte porque te está dando la oportunidad de recoger el rompecabezas de tus días y al poner cada pieza recordarás lo bonito que es estar aquí y que aún puedes sonreír.

Fuente: Consejos del conejo
Fotografía: consejosdelconejo.com