Cuando estamos estresados, algunas de nuestras conductas se ven modificadas, entre ellas, el lenguaje.

Un estudio realizado por la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), estudió a personas estresadas, y encontró que algunas personas suelen utilizar con frecuencia ciertas palabras, como síntoma de estrés.

143 personas llevaron grabadoras que se encendían ocasionalmente durante dos días. A esto, se sumaba la interpretación de sus expresiones faciales, para determinar su nivel de estrés. Como resultado se descubrió lo siguiente:

Las personas con alto nivel de estrés hablan menos.
Utilizaban escasamente pronombres en tercera persona como “sus” y “ellos”, debido a que están menos conscientes de su entorno y más inmersos en sus propios problemas.
Se expresan con adverbios como “muy”, “realmente”, “tan”. Su uso refleja un nivel emocional alterado, pues deben intensificar sus emociones.
A partir de este estudio los especialistas podrían comenzar a prestar atención en el habla de los sujetos analizados, y n sólo al contenido de sus expresiones y cómo se desenvuelven.

Fuente: Dinero en Imagen
Fotografía: dineroenimagen.com