“Leer es una gran manera de expandir nuestro horizonte de experiencias”.

Así opina Raymond Mar, doctor en Psicología de la Universidad de York, en Canadá, que estudió el comportamiento del cerebro cuando una persona lee.

Y es que leer la historia de un personaje en una novela es casi igual a vivirla, según estudios sobre la actividad cerebral.

Pero este es solo uno de los descubrimientos de los científicos sobre el enigmático funcionamiento del órgano más complejo del humano y su relación con la lectura.

BBC Mundo entrevistó a tres investigadores que estudiaron qué pasa en nuestro cerebro cuando leemos.

Cerebro vs mente

Al leer la acciones de un personaje de ficción, en el cerebro se activan las zonas motoras como si uno realizara esa actividad.

Si hay algo que los científicos destacan desde un principio es la diferencia entre cerebro y mente.

“Con el fin de entender lo que hace el cerebro, tenemos que entender lo que hace la mente. No podemos hablar del cerebro por sí solo”, señala Keith Oatley, profesor emérito de Psicología Cognitiva de la Universidad de Toronto, Canadá.

“No es el hecho de saber simplemente si un área particular del cerebro se activa cuando leemos, sino en conocer cómo funciona la mente en ese proceso“, coincide Raymond Mar, doctor en psicología de la Universidad de York, también en Canadá.

¿Eres realmente “multitarea”? La prueba que determina si tu cerebro es capaz de hacer muchas cosas bien a la vez

Fotos en la mente

El cerebro toma fotos de lo que lee.

Una de las primeras reacciones al leer es crear fotos en la mente.

“Hay evidencia de que cuando se lee, la mente crea o recuerda objetos que se asemejan a la descripción”, afirmó Mar a BBC Mundo.

“Básicamente, si lees una rica descripción de una escena, podrás ver la activación cerebral en la corteza visual. Hay similitudes entre percibir y leer acerca de la percepción”, añadió.

¿Vivimos lo que leemos?

Oatley y Mar concluyeron que el cerebro, al parecer, no distingue claramente entre leer sobre la experiencia de un personaje de ficción y vivir esa actividad en la vida real.

“Aparentemente hay similitudes en la forma en que el cerebro reacciona a leer sobre algo y experimentarlo”, explicó Mar.

Movimientos

Si leemos un verbo que denota actividad, ¿el cerebro interpreta que la estamos haciendo?

“Las regiones motoras en el cerebro que se activan cuando leemos en silencio una palabra de acción, están muy cerca de las regiones que se activan cuando se lleva a cabo el movimiento”, señaló Véronique Boulenger, investigadora en Neurociencia Cognitiva del Laboratorio de Dinámicas de Idioma en Lyon, Francia.

Si se lee una acción realizada con la pierna como patear, caminar o correr, el cerebro activará la región motora, según la investigadora.
Para los investigadores, una de las cosas que sucede cuando leemos es que sentimos empatía con los personajes.

“De alguna manera, el cerebro simula la acción que lee”, añadió Boulenger a BBC Mundo.

Competición

Pero, ¿qué pasa si leo un verbo de acción e intento hacer un movimiento al mismo tiempo?

“En el estudio pedimos a los participantes que simultáneamente lean los verbos de acción en una pantalla y tomen un objeto. Descubrimos que la concreción de los movimientos eran más lentos que llevarlos a cabo sin estar leyendo”, explicó Boulenger.

Esto sucede porque existe una “interferencia o competición” en el cerebro por la utilización de los mismos recursos del cerebro, agregó la investigadora.

Fuente: Animal Político
Fotografía: prodigy.msn.com