Este 1 de agosto, la Asamblea Legislativa de la capital aprobó cambios a la Ley de Protección de Animales para establecer que ya no se pueden utilizar mamíferos marinos para espectáculos o terapia.

Dice la Ley:

“[Queda prohibida] la utilización de mamíferos marinos, cualquiera que sea la especie en actividades de espectáculo, manejo, adiestramiento, entretenimiento y terapia”.
La prioridad de la Asamblea, en conjunto con las Comisiones Unidas de Preservación del Medio Ambiente, Protección Ecológica y Cambio Climático, y de Administración Pública Local, es erradicar el maltrato de especies marinas.

No es secreto para nadie que los animales son maltratados en cautiverio, incluso existen estudios que revelan que pueden sufrir traumas severos. Por ahora, los acuarios todavía podrán exhibir especies como delfines o ballenas, pero queda definitivamente prohibida su interacción con humanos.

Algunos mamíferos marinos son obligados a formar parte de shows atiborrados de público para que, después del espectáculo, los asistentes puedan nadar con ellos. En Six Flags, por ejemplo, y según el portal de Animal Político, permiten a grupos de 15 personas nadar con delfines.

Pero, ¿qué pasará con todos los mamíferos que se encuentran en estas circunstancias de explotación? Los cambios a la Ley señalan que las empresas que brinden este tipo de espectáculos o terapias tendrán hasta 3 meses –después de hacerse pública la ley- para proteger a los animales.

De no acatar estos nuevos cambios, los establecimientos podrían recibir multas que van desde los 114,235 pesos hasta los 226,470 pesos.

Fuente: codigoespagueti.com
Fotografía: codigoespagueti.com