Problemas drásticos requieren soluciones drásticas. Las autoridades de Singapur temen que haya un colapso de tráfico en su ciudad y por eso, a partir de mañana los ciudadanos ya no podrán comprarse más autos.

De esta forma, las autoridades esperan animar a los millones de habitantes de la metrópoli a utilizar medios de transporte alternativos. En el futuro, la ciudad sólo podrá comprar un nuevo vehículo si antes el comprador se deshace del viejo y además, deberá adquirir un permiso de compra cuyo precio será fijado cada mes en una subasta.

Actualmente en Singapur hay unos 575 mil automóviles privados para 5.6 millones de habitantes. En comparación con otros países, la proporción es relativamente baja, pero la ciudad-Estado tiene muy poco espacio.

Recientemente el gobierno de la primera ministra Lee Hsien Loong permitió que aumentara la cantidad de coches privados de un 0.25 por ciento hasta 0.5 por ciento anualmente. Pero en febrero la cifra quedará congelada. Esto es posible porque en Singapur se necesita una autorización oficial para la compra de un nuevo vehículo.

Estos certificados no son baratos; pueden costar tanto como el propio automóvil. Actualmente el precio se sitúa aproximadamente en los 53 mil 700 dólares de Singapur (750 mil 820 pesos).

ENDURECEN MEDIDAS

En la Unión Europea se acabaron las prórrogas. Reino Unido, la República Checa, Alemania, España, Francia, Italia, Hungría, Rumania y Eslovaquia tienen diez días para tomar medidas más duras para disminuir las emisiones contaminantes y evitar ir a los tribunales por incumplir la normativa en esta materia, advirtió ayer en Bruselas el comisario europeo de Medio Ambiente, Karmenu Vella.

Cada año, más de 400 mil europeos mueren prematuramente debido a la deficiente calidad del aire, que empeora enfermedades como el asma, las dolencias cardiacas o el cáncer de pulmón, según explicó Vella. Uno de los principales factores de contaminación en las ciudades son los vehículos, sobre todo los que funcionan con diesel.

Los ministros hicieron algunas “sugerencias positivas”, comentó Vella al término de la reunión. Pero a primera vista no son “suficientemente sustanciales para cambiar el panorama general”, agregó.

Fuente: Excelsior
Fotografía: excelsior.com.mx