Más que una sede Papalote Museo del Niño, cuyas instalaciones en la Ciudad de México cumplen este año su 25 aniversario, es un proyecto que abraza una agenda educativa a favor de la niñez mexicana, destacó la directora general de la institución, Dolores Beistegui.

En conferencia de prensa, la funcionaria indicó que ese modelo se ha reforzado con el paso de los años con dos sedes más: la de Monterrey -que ya funciona de manera parcial-, y la que se construye en Iztapalapa, en la capital del país, además de la que opera en la ciudad de Cuernavaca desde hace 10 años.

Dolores Beistegui sostuvo que Papalote Museo del Niño es una institución con responsabilidad social y quienes trabajan en ella se sienten privilegiados porque lo hacen con pasión y amor.

Adelantó que, bajo esa premisa, para celebrar a lo grande los 25 años del concepto tienen preparadas actividades como concursos, taller de papalotes, pic nic nocturno, pijamada y rally, aunado a un billete de lotería, un boleto del metro y una tarjeta de Metrobús, conmemorativos.

Externó que en las respectivas sedes se apuesta por la diversión a través del juego, porque tanto aprender como divertirse es de suma importancia. De igual forma, se apuesta a experiencias de convivencia como en ninguna otra parte, al fomentar la interacción entre padres e hijos.

“Lo que queremos es que las familias, en el sentido más amplio de la palabra, se lleven una experiencia memorable, que no termina al salir del recinto, sino que sigue en casa”; refirió.

Fuente: enfoquenoticias.com
Fotografía: enfoquenoticias.com