Consejo de Salubridad. Suspensión de clases, hasta el 30 de abril; sanción a las empresas que despidan trabajadores

El Consejo de Salubridad General, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, declaró ayer a México en emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor por el avance acelerado de la pandemia del coronavirus que provoca el covid-19, por lo que decidió extender hasta el 30 de abril la suspensión de actividades no esenciales en los sectores público, privado y social, además de censos y encuestas.

Por separado, a través de sus redes sociales, el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, anunció que se alargará la suspensión de actividades escolares de más de 25 millones de menores hasta el 30 de abril.

En Palacio Nacional, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, detalló que las siete medidas de carácter obligatorio propuestas por el Consejo de Salubridad tienen por meta “disminuir la carga de enfermedad, sus complicaciones y muerte por covid-19 en la población residente en el territorio nacional”, que ayer superó la barrera de los mil casos.

Ebrard dejó en claro que aquellas empresas de la iniciativa privada que decidan no solidarizarse con la emergencia nacional, ni garantizar el empleo, un mes de salario y la afiliación al Instituto Mexicano del Seguro Social, se podrán hacer acreedoras a una sanción administrativa, a la clausura de los establecimientos e incluso demandas de tipo penal por poner en riesgo a los trabajadores.

Se consideran como actividades esenciales la rama médica, paramédica, administrativa y de apoyo en todo el sector salud, público y privado, las involucradas en la seguridad pública y la protección ciudadana; la defensa de la integridad y la soberanía nacional; la procuración e impartición de justicia, así como la actividad legislativa en los niveles federal y estatal.

Los sectores esenciales, abundó, abarcan la operación de programas sociales del gobierno, conservación y mantenimiento de infraestructura de producción y distribución de servicios de alimentación, suministro de energía eléctrica, producción y distribución de medicamentos, de fabricación de insumos médicos.

“En todos los sectores y actividades definidos como esenciales, se deberán aplicar de manera obligatoria las siguientes acciones: no realizar reuniones o congregaciones de más de 50 personas, lavado frecuente de manos, estornudar o toser aplicando la etiqueta respiratoria, saludo a distancia (no saludar de beso, ni de mano, ni de abrazo) y todas las demás medidas de sana distancia vigentes y emitidas por la Secretaría de Salud federal”, indicó.

Respeto a los derechos humanos

El canciller recalcó que no se impondrá ningún estado de sitio y que la población será respetada en sus derechos humanos. Por ello, exhortó a los ciudadanos a que permanezcan en casa, medida que aplica a toda la población residente en el territorio mexicano, incluida la que arribe procedente del extranjero, y que no participa en actividades laborales esenciales a cumplir resguardo domiciliario corresponsable del 30 de marzo al 30 de abril.

“El resguardo domiciliario se aplica de manera estricta a toda persona mayor de 60 años o con diagnóstico de hipertensión arterial, diabetes, enfermedad cardiaca o pulmonar, inmunosupresión (adquirida o provocada), en estado de embarazo o puerperio inmediato, independientemente de si su actividad laboral se considera esencial”, indicó.

El decreto, que se publica hoy en el Diario Oficial de la Federación y que entra en vigencia, señala que el personal esencial de interés público podrá, «de manera voluntaria, presentarse a laborar», además, una vez culminada la suspensión de actividades no esenciales y el resguardo domiciliario corresponsable, «la Secretaría de Salud, en acuerdo con la Secretaría de Economía y la Secretaría del Trabajo, emitirá los lineamientos para un regreso escalonado y regionalizado a las actividades laborales, económicas y sociales de toda la población en México».

En el acto de declaración estuvieron presentes los secretarios de Salud, Jorge Alcocer Varela; de Marina, José Rafael Ojeda Durán; de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González, y Olga Sánchez Cordero, de la Secretaría de Gobernación.

En el acuerdo se establece que la Secretaría de Gobernación mantendrá comunicación con los poderes de la Unión y con los gobiernos de las entidades federativas; a las secretarías de Hacienda y Crédito Público, Economía, Trabajo, IMSS, Issste e Infonavit, operar las medidas necesarias a fin de proteger a empresas y trabajadores durante la vigencia de la declaratoria.

Sobre la necesidad de adquirir nuevo medicamento y equipo, se estableció: “A las secretarías de Hacienda y Crédito Público, de Economía, de Salud, de la Función Pública, IMSS, Insabi, Issste, (tocará) resolver las necesidades de recursos humanos, equipo, dispositivos médicos y medicamentos que sean necesarios para que se garantice la atención oportuna y suficiente a quienes requieran atención médica en función de la pandemia del covid-19″.

CdMx se suma al plan federal • La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, informó en sus redes sociales que esta emergencia se traduce “en la suspensión inmediata en la capital de toda actividad no esencial en todos los sectores”. Isabela Rosales, presidenta de la Mesa Directiva, instruyó el cierre de los edificios que conforman el Congreso de la Ciudad de México, en 24 horas y por tiempo indefinido, para combatir la propagación del covid-19.

Fuente: milenio.com
Por: BLANCA VALADEZ Y ALMA PAOLA WONG