Hace un par de años parecía impensable que la realidad virtual (VR) se convirtiera en una herramienta para mejorar la vida de las personas más allá del entretenimiento, pero se demostró lo contrario y ahora el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, tiene la meta de acercar esta tecnología a mil millones de personas.

“Hace un par de años no podríamos predecir que habría doctores prescribiendo la realidad virtual para el alivio del dolor en los hospitales, o que habría más de 100 millones de aplicaciones de realidad virtual descargadas”, explicó al inaugurar la conferencia Oculus Connect 4.

Por eso Zuckerberg lució tan optimista al hablar a los desarrolladores reunidos en California sobre el futuro de esta tecnología que, en sus palabras, eliminará algunos límites físicos, hará la realidad mejor y, sobre todo, acercará a las personas.

Si bien aceptó que hay muchos retos en el camino para llevar la realidad virtual a mil millones de personas en el mundo, como construir un ambiente seguro, que la tecnología sea accesible para todos y asegurarse que el resultado sea bueno para todos.

“La realidad virtual no se trata de escapar de la realidad, sino de hacerla mejor. Es acerca de curar enfermedades, conectar familias, dar empatía, repensar y mejorar juegos y sí, acercarnos más”, declaró.

Muestra de ello es que el fundador de Facebook, compañía que compró al especialista de realidad virtual Oculus en 2014, ve una oportunidad de que esta tecnología sea usada en la educación, la medicina, en abrir nuevas oportunidades de empleo y ofrecer nuevas experiencias, entre otras.

LAS NUEVAS GAFAS

Un paso para masificar la realidad virtual fue el diseño y desarrollo de un dispositivo que combina lo mejor de los dos tipos de gafas actualmente en el mercado, es decir, aquellas que son móviles y funcionan con un smartphone, así como aquellas que se conectan directamente a una computadora.

“Si queremos a mil millones de personas usando la realidad virtual, tenemos que trabajar en que sean asequibles y de calidad, pero también encontrar un punto medio que no te ate a una PC”, fueron las palabras de Zuckerberg para introducir el Oculus Go.

Se trata de unas gafas VR que no requieren de un smartphone para funcionar, y tampoco tienen cables porque no se conectan a una PC, son completamente autónomas y sólo costarán 199 dólares.

El dispositivo es ligero, cuenta con una pantalla LCD de alta resolución, unos nuevos lentes que ofrecen un mayor campo de visión, audio espacial y compatibilidad con audífonos.

Además, los Oculus Go serán compatibles con las aplicaciones de las gafas Samsung Gear VR, pueden utilizar el mismo control que éstas últimas y habrá contenido desde el día uno.

El fundador de la red social indicó que estarán a la venta a inicios del 2018 y servirán para ver películas, conciertos, jugar o simplemente convivir con los amigos en un ambiente virtual.

Fuente: Excelsior
Fotografía: excelsior.com.mx