En el Año Internacional de la Sanidad Vegetal, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), busca proteger a las plantas de enfermedades y el cambio climático, ya que ellas proporcionan el 80 por ciento de alimentos y producen el 98 por ciento del oxígeno.

En diciembre de 2018, la Asamblea General del organismo proclamó al 2020 como Año Internacional de la Sanidad Vegetal (Aisv) a fin de sensibilizar a escala mundial sobre cómo la protección de la salud vegetal puede ayudar a eliminar el hambre, reducir la pobreza, proteger el medio ambiente y estimular el desarrollo económico.

El organismo refirió que actualmente el 40 por ciento de los cultivos alimentarios mundiales se pierden cada año a causa de plagas y enfermedades vegetales, esto hace que millones de personas sufran hambre y perjudica gravemente la agricultura, el principal medio de vida de las comunidades rurales.

Destacó que las plagas y las enfermedades siempre han repercutido en la producción de alimentos, ya sea directamente causando pérdidas en las cosechas y en la ganadería, o indirectamente por la disminución de los ingresos debido a la insuficiencia de las cosechas en los cultivos comerciales.

 

Fuente: Excelsior

Fotografía: BBC