La administración pública debe hacer pagos cada 15 días, no cada 2 meses, para favorecer el consumo interno.

La economía de un país depende mucho del consumo interno; este se compone básicamente del que se hace en los hogares, es decir, de la posibilidad familiar para adquirir bienes y servicios, así como del consumo individualizado.

La solidez de un país para afrontar períodos de crisis, cada vez más recurrentes por el acortamiento de los ciclos económicos de auge y depresión en la dinámica económica mundial, se respalda en su capacidad de desarrollar un mercado interno fuerte, con un consumo interno alto.

En 2017, el Producto Interno Bruto (PIB) nacional fue de 1,027,786 millones de Euros, lo que redundó en más de 22 billones de pesos. El gasto público rondó los 6 billones y el consumo interno, es decir, lo que los mexicanos gastaron en el mercado nacional, en bienes y servicios, fue alrededor de los 15 billones de pesos. Esto fue, más de las dos terceras partes.

Esto nos situó ese año en el lugar décimo quinto de las 196 naciones del mundo, (que son casi todas), que publican su PIB. Y nos ha dotado de cierta estabilidad y constancia ante las turbulencias presentadas por influencia de la economía global: los precios internacionales del crudo, las crisis globales cada vez más frecuentes, etcétera.

Carlos Slim, el hombre que ocupa el lugar número 5 el listado mundial de potentados del planeta, sabe muy bien de lo que habla y de lo que significa para México el fortalecer el consumo interno.

Por eso este martes 26, durante su participación en el 30 Congreso Nacional de Ingeniería Civil, el billonario fue enfático al recomendar públicamente al Gobierno de México, -entre cada acto de protocolo empresarial, entre cada «palmadita» y cada «espaldarazo» al gobierno de López Obrador-, que acorte  los lapsos de pago de las entidades públicas o gubernamentales, a contratistas, proveedores y prestadores de servicios en general, para que haya mayor capacidad de gasto en la sociedad y se endeuden menos las personas.

Carlos Slim sabe lo que es lidiar con los gobiernos mexicanos y sus prácticas de «jineteo» de los recursos públicos. Ha sido su proveedor y prestador de servicios durante décadas.

Conoce las implicaciones de los manejos que tiene la burocracia, sea del partido o del signo electoral que sea, sobre los recursos públicos. Y es que la corrupción es una gran tentación; está latente en cualquier ámbito del gobierno, del nivel que sea: federal, estatal o municipal.

Aunque es un lapso corto aún para evaluar integralmente al desempeño en materia de corrupción del actual gobierno, es dado pensar que aún no se ha erradicado la cultura del «moche» para «sacar el cheque» a contratistas, proveedores y prestadores de servicios en los diferentes niveles.

Una práctica común de secretarios particulares, directores de administración y finanzas, oficiales mayores, cajeros generales, etcétera; de cualquier instancia de gobierno.

La técnica consiste en «no sacar el cheque porque le faltan firmas» durante meses y hasta por años, provocando la desesperación del acreedor del gobierno, a fin de que éste termine ofreciendo «jugosa propina» a uno o varios  funcionarios involucrados en esa cadena de extorsión.

Slim sabe de lo que habla, sin duda. Porque habiendo dinero en el mercado, hay consumo y se alienta la economía, aún en menor grado; pero efectivamente se evita el agio, los créditos a altas tasas de interés y las prácticas del empeño o pignoración y del remate, que desembocan en traumas económicos individuales y sociales.

«El gobierno tiene que acelerar sus procesos de pago para dinamizar la economía y evitar afectaciones en las personas», remató el magnate mexicano.

«La recomendación al gobierno, y ojalá lo haga pronto, es que no dé pagos bimestrales, que los haga quincenales; al hacerlos bimestrales pues se endeuda la gente, caen en el agio, en el costo caro; en cambio, se les puede pagar cada 15 días, eso ayuda además a la velocidad a la que se va a mover ese dinero, porque ese dinero va a ir a gasto, luego el que lo recibió lo gasta y así», refirió.

En el acto y también durante su alocución, el empresario capitalino se congratuló de la suscripción del referido acuerdo de inversión en proyectos de infraestructura entre el gobierno y la iniciativa privada lanzado este martes, reconociendo su convicción y su confianza en que surtirá efectos positivos en el país al  reactivar su economía.

Fuente: mxpolitico.com/
Por:

mxpolitico.com/