El verdadero problema que propicia la contaminación no es el plástico en sí, sino la mala disposición que hacen los consumidores de él, por lo que el reto es propiciar una cultura integral para avanzar hacia la sustentabilidad.

De esta manera se expresó el director general de PetStar, Jaime Cámara, al compartir los logros alcanzados por la que, hasta ahora, es considerada la planta recicladora de PET más grande del mundo y que, hoy por hoy, es un ejemplo de sustentabilidad.

Ante los nuevos retos que enfrenta México por el cambio climático y las políticas económicas internacionales, es indispensable voltear hacia el mercado del reciclaje, el cual en nuestro país se presenta como una “grandísima oportunidad”.

Reciclar implica no sólo ahorrar en procesos de producción y extracción de materia prima, sino también en la reducción de la huella de carbono, para lo cual una simple acción puede traducirse en muchos beneficios.

Cámara recordó que PetStar surgió como una iniciativa de la industria mexicana de Coca-Cola, como parte de sus compromisos de sustentabilidad, lo que la llevó a construir la planta de reciclado PET grado alimenticio más grande del mundo.

Gracias a dicha planta, en México se recupera casi 60% del PET que se manda al mercado y, de acuerdo con Ecoce, es la tasa de recuperación más alta de América, comparable con la Comunidad Económica Europea.

Fuente: Excelsior
Fotografía: excelsior.com.mx