Hace dos años la NASA se encontraba muy orgullosa de haber detectado agua líquida en Marte y hasta Google hizo un Doodle en homenaje al hallazgo. Pero ahora resulta que la agencia espacial estadounidense podría haberse equivocado. De acuerdo con una nueva investigación del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), las características de la superficie marciana que la NASA consideraba como agua pueden ser, en realidad, granos de arena.

En su momento, la NASA llegó a la conclusión de la existencia de agua cuando la Mars Reconnaissance Orbiter –una nave espacial mutipropósito lanzada en 2005 para el avance del conocimiento humano del “planeta rojo”– estudió unas líneas oscuras que aparecen periódicamente en las colinas de Marte y que se conocen como RSL. Este tipo de líneas se constituyen de sales hidratadas, esto quiere decir que están mezcladas con agua, por eso los científicos consideraron que esto era evidencia determinante para explicar que el agua líquida fluía en la superficie del planeta y eso ocasionaba las líneas RSL.

Ahora los investigadores del Servicio Geológico de Estados Unidos, dicen que las características que presentan las dunas de Marte son muy similares a las que existen en las dunas de nuestro planeta. Si la investigación del USGS está en lo correcto, entonces las posibilidades de que exista vida microbiana en Marte se reducen significativamente.

Los científicos explican que esas marcas son causadas por granos de arena secos que fluyen cuesta abajo, sin ayuda del agua y es muy posible que lo mismo esté sucediendo en Marte. Esto significa que tal vez se está buscando vida en el lugar equivocado.

Michale Meyer, científico principal del Programa de Exploración de Marte de la NASA, dijo en entrevista para The Verge que:

“Marte todavía tiene agua, pero podría estar en menos lugares accesibles”.
Los científicos creen que el agua de Marte se encuentra bajo la superficie y, por lo tanto, la NASA tendrá que enfocar sus esfuerzos en buscar vida en otros lugares más complicados que la mera superficie del planeta.

Las RSL parecían contener agua debido a la forma extraña en que se comportan. Es decir, las rayas parecen filtrarse por las colinas, esto da la sensación de que estamos viendo agua caer, además se vuelven más gruesas en los meses más cálidos debido a que las temperaturas del planeta son demasiado bajas, lo cual es una situación propicia para la formación de agua, sobre todo en verano. Esto es posible gracias a que, según la ciencia, se piensa que el agua del planeta rojo tiene una sal llamada perclorato que le permite existir en forma líquida a temperaturas más bajas. Este tipo de conclusiones llevaron a pensar a los científicos que el flujo del agua aumentaba en verano, por eso las rayas eran más gruesas.

Sin embargo, el Servicio Geológico de Estados Unidos considera que no se trata de agua porque, luego de estudiar 151 RSL, descubrieron que todas ellas fluyen en pendientes de más de 27 grados y cuando las pendientes son menores, las RSL dejan de fluir y esto es algo que no haría el agua, explica Colin Dundas, autor del estudio. Además, las rayas oscuras parecen fluir desde las cimas de las colinas, pero el agua problamente no brotaría de las cimas de las laderas en estos ángulos. Es más probable que si se tratase de agua, ésta empezara a fluir desde un lugar más bajo.

¿Y las sales hidratadas que encontró el Mars Reconnaissance Orbiter? Los científicos de la USGS consideran que las sales hidratadas están involucradas en la hechura de las líneas, pero que es muy posible que la superficie no esté tan mojada como se piensa. En otras palabras, todo parece indicar que no existe la cantidad de agua necesaria en la superficie para que corra a borbotones como si se tratara de una potente corriente marciana y por lo tanto la vida de Marte está en otra parte.

Fuente: codigoespagueti.com
Fotografía: codigoespagueti.com