Libros, cultura y gastronomía mexicanas llegan al Medio Oriente (Facebook: Sharjah Book)

Un grupo de músicos y bailarines oaxaqueños recorrieron el Centro de Exposiciones de Sharja, donde se realiza la Feria del Libro de Emiratos Árabes Unidos. https://www.milenio.com/cultura/literatura-gastronomia-cultura-mexicanas-llegan-oriente

Este año Sharjah fue designada como la Capital Mundial del Libro, en gran parte porque alberga a un encuentro editorial y literario considerado el tercero más importante en el mundo, donde la literatura, gastronomía y cultura mexicanas estuvieron presentes. 

Sharjah había sido el principal Emirato de la región, pero con el desarrollo de Dubai ocupó otro lugar, aún cuando se quedó con la etiqueta de ser la capital cultural de los Emiratos Árabes Unidos.  De acuerdo con los organizadores de la Feria Internacional del Libro de Sharjah, el año pasado recibió a poco más de mil 800 editoriales, provenientes de 77 países, con un millón 600 mil títulos en exhibición, incluidos 80 mil títulos nuevos. La feria recibió más de dos millones 300 mil visitantes y, para esta edición, México es el país invitado de honor, con un programa organizado, en gran parte, por la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem).

Si bien la participación de las editoriales mexicanas se dio a través de una convocatoria, entre los que respondieron se encuentran tanto sellos pertenecientes a grupos, como los de Océano o Penguin Random, que sellos independientes, entre ellos Círculo de Poesía, Ediciones Era, Petra Ediciones, Alboroto Ediciones o Ediciones Tecolote.

El viernes es de descanso para los musulmanes, por eso las actividades de la Feria se iniciaron después de las cuatro de la tarde, siendo una de las presencias que más llamaron la atención las de un grupo de músicos y bailarines oaxaqueños, quienes recorrieron algunos espacios del Centro de Exposiciones de Sharjah.

Sharjah se encuentra a unos 15 minutos en automóvil de una de las ciudades más importantes en el mundo, Dubai: hasta hace 150 años una población tan pequeña que, casi como leyenda, se asegura que hacia 1960 aún contaba con electricidad, pero fue con el descubrimiento del petróleo, seis años más tarde, que empezó a transformarse en una de las ciudades más modernas del mundo, con la construcción de rascacielos e islas artificiales.

Fuente: milenio.com
Por:
JESÚS ALEJO SANTIAGO