Islandia se ha convertido este 2018 en el primer país del mundo en obligar a las empresas a ofrecer el mismo salario a sus empleados independientemente de su género, su etnia, su condición sexual o nacionalidad.

El gobierno de la nación insular nórdica aplicará el Estándar de Salario Igualitario a todas las firmas con más de 25 empleados para asegurar que ofrecen el mismo salario por trabajos de igual valor.

Con esta ley, que entró en vigor el 1 de enero y fue aprobada en marzo de 2017, Islandia busca erradicar la brecha salarial entre hombres y mujeres para 2022.

Mientras otros países, y en particular el estado de Minnesota en Estados Unidos, tienen políticas que certifican paridad salarial, al parecer Islandia es el primer lugar donde será obligatorio para empresas públicas y privadas.

Con la entrada en vigor de esta ley, las autoridades efectuaran controles sistemáticos en cada empresa e institución. Y si cualquier empleador no respetase la ley, será castigado con rigurosas multas.

El control estará en manos especiales: la Lögreglan á Íslandi (policía integrada en su mayoría por mujeres) y las autoridades tributarias.

Islandia -donde viven unas 330 mil personas- ocupa el primer lugar en el mundo en igualdad de género, según el Foro Económico Mundial, pero aun así, las islandesas todavía ganan en promedio de 14 a 18% menos que los hombres.

En octubre de 2016, miles de islandesas abandonaron sus puestos de trabajo a las 14:38 para protestar por la brecha salarial.

Grupos feministas calculan que la diferencia salarial supone que a partir de esa hora, las mujeres trabajan gratis.

Fuente: Dinero en Imagen
Fotografía: dineroenimagen.com