Como parte del programa #DigitalAmbassadors, Accenture México invitó a la embajadora de México en India, Melba Pría, a brindar una teleconferencia desde las oficinas de la empresa, en Nueva Delhi, para hablar sobre la inclusión de las mujeres al trabajo remunerado.

“Las mujeres sostienen la mitad del cielo”, asegura la embajadora y hace referencia al crecimiento económico potencial de los países, en particular de México, si se trabajara más porque las mujeres se incorporaran a la formalidad.

Y es que de acuerdo a la OCDE, las mujeres en México se enfrentan a una de las cargas más altas de trabajo doméstico, asumiendo cerca del 80% de las labores domésticas no remuneradas como las tareas de cocina, limpieza y atención familiar, el cuidado de los hijos, de personas mayores o con alguna discapacidad.

Aunado a esto, los estudios “Getting to Equal 2018”, realizados por la consultora Accenture México, revelan que por cada 258 dólares que un hombre gana en el mundo, la mujer gana solamente 100 dólares por la misma actividad, es decir, menos del 50%.

Esto se debe a que las mujeres mexicanas dedican el doble de tiempo al trabajo doméstico y de atención al hogar, con 28.8 horas a la semana en promedio, mientras que los hombres sólo 12.4 horas.

La diplomática, actualmente embajadora de México en cinco diferentes países: India, Nepal, Bangladesh, Sri Lanka, Maldivas, explicó que como consecuencia de esto, nuestro país está perdiendo, además de la mitad de su fuerza laboral, cerca del 24.2% del Producto Interno Bruto (PIB) en trabajo no remunerado, el equivalente a la cuarta parte de la producción económica nacional.

A estas declaraciones, se sumó el Director General para Accenture México, Juan Sadurni, quien asegura que para impulsar a que la brecha entre géneros cierre, las empresas mexicanas necesitan trabajar en programas que faciliten el liderazgo y participación de la mujer en los consejos directivos; la comunicación externa y entre colaboradores; y la implementación de una licencia de paternidad, con el objetivo de que responsabilidades y beneficios se repartan por igual.

El impacto potencial de estas acciones “ecualizadoras” sumadas a la incorporación de la tecnología, reducirían la brecha salarial entre hombres y mujeres en un 35% en aproximadamente diez años.

Durante su visita, la diplomática también rescató algunos datos de la investigación de la empresa para hacer énfasis en que el uso de las tecnologías digitales son el camino para acelerar este proceso, pues de acuerdo con este estudio, con su uso se lograría incorporar a más de 100 millones de mujeres a la fuerza de trabajo remunerado, y casi 2 billones de dólares en ingresos adicionales antes de 2030 en todo el mundo.

Fuente: forbes.mx
Fotografía: forbes.mx