Las funciones ‘La fanciulla del West’ serán los martes y jueves a las 20 y el domingo a las 17 horas en el Palacio de Bellas Artes. Foto Cuartoscuro / Archivo

Ciudad de México. La ópera no es sólo para ricos o viejitos, aclara el músico italiano Marcello Mottadelli, quien hará su debut en México como director concertador con La fanciulla del West, de Giacomo Puccini.

Éste es el quinto título de la temporada 2019 de la Compañía Nacional de Ópera (CNO) y se presentará en el Palacio de Bellas Artes en cuatro funciones, los días 26 de septiembre y 1, 3 y 6 de octubre.

“Es mentira considerar que la ópera es elitista. No es para la gente rica ni los viejitos, como se afirma. Es una expresión que le habla a todos, como lo hace la música en general”, explica el artista, quien es director artístico de la Ópera del Teatro Nacional de Croacia desde hace un año.

“La ópera es un género muy antiguo cuya vigencia es incuestionable. Pienso, por ejemplo, en La boheme, que sin ningún problema puede hacerse en México con situaciones reales y actuales”.

Nacido en Torino, en 1971, el director de orquesta asume que a la fecha prevalecen a escala global muchos prejuicios en torno del arte operístico, sobre todo por desconocimiento.

En su opinión, hace falta que las casas de la especialidad y los programadores saquen esa expresión de los recintos tradicionales y la lleven a nuevos espacios adonde las personas no habituadas a ella puedan apreciarla y disfrutarla.

En entrevista, Marcello Mottadelli cuenta que en Zagreb, la capital croata, se está haciendo hoy día una gran labor en ese sentido, pues la casa nacional de ópera está llevando ese arte a las escuelas de educación básica para promoverlo entre los niños y los jóvenes.

“Buscamos preparar el público del futuro, no para los artistas de nuestra generación, sino para los que vienen detrás”, subraya el músico, quien considera que la ópera de nuestro tiempo debe ser una expresión libre, lejos del acartonamiento de épocas pasadas.

De La fanciulla del West, el músico italiano sostiene que es la ópera más compleja de Puccini desde el punto de vista técnico y la segunda más difícil de interpretar del repertorio italiano, después de Falstaff, de Giuseppe Verdi, porque los tiempos son muy veloces.

“Hay situaciones cómicas, trágicas, pero la complejidad musical es muy alta”, precisa. “Hay pocos directores musicales que la tengan en su repertorio porque es verdaderamente especial”.

A su decir, la gran vigencia de este título, situado en la época de la llamada fiebre del oro en Estados Unidos, estriba en su mensaje de que los seres humanos nos equivocamos pero tenemos una segunda oportunidad.

Bajo la dirección escénica del mexicano Sergio Vela, las funciones serán los martes y jueves a las 20 y el domingo a las 17 horas en el Palacio de Bellas Artes.

Fuente: jornada.com.mx
Por:
Ángel Vargas
Fotografía:
Foto Cuartoscuro / Archivo