Hasta el 29 de septiembre, tendrás la oportunidad de apreciar más de 600 obras del artista, que van desde artículos de la vida cotidiana, bocetos, prototipos, modelos y hasta objetos intervenidos.

Más de 600 piezas de Francisco Toledo, el artista nacido en Juchitán de Zaragoza, Oaxaca están siendo exhibidas en el Museo Nacional de Culturas Populares hasta el 29 de septiembre.

Toledo ve, está compuesta por artículos de la vida cotidiana del artista plástico, bocetos, prototipos, modelos, objetos intervenidos, obras múltiples y piezas únicas.

La muestra se adentra en el universo creativo del artista para conocer sus diversas etapas de producción de la amplia gama de bienes funcionales que diseñó durante varias décadas.

El artista Francisco Toledo falleció este jueves en Oaxaca a sus 79 años; era considerado uno de los artistas plásticos más importantes de México en los últimos años, además de un activista y filántropo reconocido.

Lluvia Sepúlveda Jiménez, directora del Museo Nacional de Culturas Populares, escribió, en el texto que acompaña la muestra, que el artista Francisco Toledo ha diluido los límites de diversos campos del conocimiento y la creación artística, ha vuelto porosas las fronteras entre las artes visuales, la literatura, el diseño, la artesanía, la arquitectura, el juego, la enseñanza, el activismo social y la ecología.

“Y en ese camino, además de su obra plástica, ha realizado numerosos objetos utilitarios y decorativos que abrevan en las técnicas o tradiciones artesanales de los pueblos indígenas, exaltando las cualidades de los materiales -texturas, densidades, plasticidad o colores- generando al mismo tiempo su personal gramático del ornamento” detalló la directora del Museo a través de un comunicado de la Secretaría de Cultura.

El ‘idioma’ de Toledo

«Francisco Toledo habla el idioma del metal, el barro, el papel, el vidrio, la madera, el cuero, el textil y de tantos otros elementos que la tierra entrega para crear objetos que hermanan la utilidad con la belleza, que se pueden ver y se pueden tocar, que de igual modo se usan y se admiran», destaca Lluvia Sepúlveda.

El artista se formó en el Taller Libre de Grabado de la Escuela de Diseño y Artesanías fundada por el pintor Chávez Morado (ahora Escuela de Artesanías del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura), institución pionera en la enseñanza del diseño como una profesión, que continúa impartiendo estudios técnicos en cerámica, ebanistería, metales, esmalte, joyería, orfebrería, textiles, vitrales y estampado, muchos de ellos enfocados hacia su aplicación en espacios arquitectónicos.

El interés de Toledo llegó más allá de la pintura, también abarcó la arquitectura, el diseño, la artesanía y las artes visuales. “Francisco Toledo traduce su mirada creativa en objetos de la vida cotidiana, en diseños con sentido y con una función directa entre el ser humano y el mundo que lo rodea; en ello reside su verdadera belleza”, dice Lluvia Sepúlveda.

En cada rincón del mundo

Si no tienes la oportunidad de visitar el Museo Nacional de Culturas Populares, ubicado en Avenida Hidalgo, 289 en la colonia Del Carmen, Alcaldía de Coyoacán, parte del acervo de Toledo se encuentra en la plataforma Google Arts&Culture.

Aquí podrás apreciar a detalle 16 obras del artista, entre las que se encuentran Tamazul, Juego de Conejos, La Patada, Entrando en la Noche, La vaca, Muerto I e Iguana Suite.

Fuente: expansion.mx
Fotografía: expansion.mx