Luego de que se conocieran las primeras fotos de Chicago, la más pequeña de los hijos de Kim Kardashian y Kanye West, los fans de la pareja no pudieron pasar por alto el notorio parecido de la bebé con su madre. Muchos podrían atribuir esta similitud en rasgos a los misterios de la genética, sin embargo la famosa tiene otra explicación al respecto. “Honestamente, Chicago parece mi gemela mezclada con Saint. Es como nosotros dos en ella”, reconoció la celeb en el primer episodio de Pretty Big Deal, el nuevo podcast de Ashley Graham. La estrella de Keeping Up with the Kardashians recordó que estaba un tanto preocupada por el hecho de haber elegido un vientre subrogado para tener a su tercer bebé, sin embargo, según ella, una intervención divina de algún modo alivió su inquietud y la recompensó. “Creo que estaba tan nerviosa por tener una sustituta y por lograr esa conexión que Dios dijo: ‘Voy a hacer que se parezca a ti'”, explicó Kim, quien a diferencia de su hija menor, llevó en el vientre a North y a Saint. “Estoy feliz de haber podido llevar mis dos primeros hijos. Físicamente no puedo hacerlo más, o es un riesgo de salud demasiado grande para mí”, explicó Kardashian tras asegurar que la subrogación fue lo mejor que pudo haber hecho. Sin embargo admitió que por momentos, al ver a sus hermanas Khloé y Kyle embarazadas, con sus crecidos baby bumps, deseaba estar como ellas. “Hubo un momento en el que dije: ‘Oh, maldita sea, desearía estar haciendo esto con ellas. Cómo me gustaría que tuviéramos a nuestra sesión de fotos de hermanas juntas”. Y aunque haya sido diferente el proceso, hoy la pequeña Chicago, puede crecer junto a sus adorables primas True y Stormi, con quien la diferencia de edad es mínima.

Fuente: Hola
Fotografía: hola.com