Moldear tiene muchos beneficios en el aprendizaje de tu peque. Te damos 8 razones por las apostar por la plastilina. ¡Descúbrelas!

¿Quién no ha jugado con plastilina en su infancia? Sin duda, la plastilina es uno de los juegos más clásicos que jamás pasa de moda y que sigue situándose como uno de los favoritos de los más pequeños de la casa, ya que con este material pueden crear figuras de todos los estilos, moldear, estirar y, sobre todo, estimular su imaginación. Porque jugar con plastilina, además de ser una actividad súper divertida y entretenida para los peques, cuenta con múltiples beneficios de cara al desarrollo y educación de los niños.

La plastilina es un material ideal para los niños ya que, además de ser flexible y moldeable, cuenta con una gran variedad de divertidos colores y no es peligroso para los peques. Sin embargo, lo más importante de la plastilina son algunos de los grandes beneficios que tiene para el desarrollo de tu hijo. ¡Toma nota de estos 8 motivos por los que tu hijo debería jugar con plastilina!

1. Desarrollan la motricidad fina
Jugar con plastilina es una actividad muy divertida pero que también requiere de una gran precisión, concentración y paciencia. Los movimientos necesarios para estirar, amoldar y dar forma a la plastilina influirán directamente en el desarrollo de la motricidad fina y la coordinación de tu peque, ya que gracias a ellos mejorará la agilidad de sus deditos y manos.

2. Fomenta la creatividad
La plastilina abre un mundo de posibilidades de crear figuras, formas, personajes… Por ello, cuando los peques juegan con este material no dejan de imaginar y fantasear. ¡Les encanta!

3. Favorece la concentración
Cuando los niños crean figuras de plastilina suelen ser bastante perfeccionistas con sus figuras e intentan hacerlo lo mejor posible. Es por ello que los peques se concentran durante este proceso para pensar en cada detalle de sus creaciones.

4. Ayuda a la relajación
La mayoría de niños cuenta con la energía necesaria para no parar de hacer cosas durante el día, sin embargo a veces es recomendable buscar una actividad que ayude a la relajación de los pequeños y jugar con la plastilina es una de nuestras favoritas. Durante esta, los niños suelen estar bien sentados, tranquilos y concentrados. ¡Ideal para tomaros un descanso mutuo!

Beneficios de jugar con la plastilina © iStock
5. Enseña a contar
Aunque no lo creas cuando un niño juega con plastilina está aprendiendo a diferenciar las cantidades y los tamaños necesarios para sus creaciones, por tanto ayuda a su capacidad numérica. Además, lo más recomendable es que juegues con él y le incites a contar. ​Uno de nuestros Play sets preferidos para aprender los números con plastilina es ‘Aprende Números y Contar’ dentro de la línea Moldea y Aprende de Play-Doh. Es ideal para estimular las mentes en desarrollo de los más pequeños ya que enseña a identificar los números, a comparar y contrastar. ¡Divertido y educativo!

6. Enseña los colores
Si tu peque es muy pequeño, probablemente no sepa aún identificar todos los colores. La plastilina es un material que cuenta con una gran diversidad de colores que ayudará a tu peque a familiarizarse con los diferentes tonos. Otro de los favoritos de los niños es el Play set de Play-Doh ‘Aprende colores y formas’. Con este divertido set los peques estimulan su mente aprendiendo los colores y las formas y, por supuesto, desarrollando la motricidad fina. ¡Ideal!

7. Promueve el trabajo en equipo
Es muy importante que enseñemos a nuestro peque a compartir y a trabajar en equipo desde el principio. Jugar con plastilina es una actividad ideal para ello ya que siempre que juegue con otra persona, ya sea sus hermanos, primos o contigo, entenderá la importancia de organizarse entre todos para hacer las mejores figuras y, por tanto, llegar a sus objetivos.

8. Mejora el autoestima
Cuando los peques, al igual que cualquier otra persona, llegan a sus objetivos y consiguen lo que quieren, se van a sentir orgullosos y felices por ello. Por tanto, es importante que le hagas saber que su trabajo está bien hecho, ¡sentirá mucha satisfacción!

Como ves, la plastilina cuenta con grandes beneficios para las habilidades sociales y motoras de tu peque, ¿por qué no te animas a jugar con él? ¡Lo pasaréis fenomenal! También habrá momentos en los que tu niño juegue solo con la plastilina, en este caso no te olvides de supervisarle para evitar cualquier tipo de peligro. Una vez que sabemos esto, ¡a divertirse!
Fuente: enfemenino.com
Fotografía: enfemenino.com