Todo comenzó porque mataron a su perro. Este hecho desató la ira de John Wick, un asesino a sueldo retirado, quien tras lo sucedido emprende una venganza sin parangón, en las que la mafia se involucra. La primera cinta de este personaje no escatimó en acción, originalidad y, obviamente, balas y masacres. Tal ha sido el éxito de la saga que ahora llega su tercer capítulo, Parabellum.

Esta cinta vuelve a sorprender por la violencia, sometiendo al espectador a evaluar su tolerancia a la misma. El hilo conductor de todo lo que pasa en el filme, que se estrena esta semana, es Keanu Reeves.

En mi carrera, pues sabes, es raro ser parte de una historia que sea capaz de contar tres episodios hasta ahora, sobre todo con un papel al que amas, un filme que amas, está hecha con mucha creatividad, es enriquecedora y es una oportunidad maravillosa, estoy súper agradecido y espero que a la gente le guste el tercer capítulo”, destacó el actor de 54 años en entrevista con Excélsior.

En este tercer capítulo —con posibilidades de presentar uno más—, el protagonista es expulsado de la sociedad de asesinos a la que pertenece, su cabeza vale millones y todos van tras de ella. Aunque Keanu ha hecho cintas dramáticas como My Own Private Idaho, de Gus Van Sant —a la que Reeves define como “un filme hermoso”—, el actor ya es un referente del cine de acción, por filmes como Matrix o Máxima Velocidad.

Sí, las secuencias de acción, creo que mi vida cambió totalmente debido a Punto de quiebre, dirigida por Katheryn Bigelow, que es mi primera cinta de acción, amo poder hacer (filmes de) acción, para mí es la oportunidad, es como alcanzar cosas y lidiar con consecuencias; estás luchando por tu vida, luchas por algo y el ser capaz de hacer acción es la posibilidad de unir al personaje con el público en esos momentos álgidos”, aseguró.

Con una esposa y un perro muertos, sin ningún amigo a su alrededor, al parecer John Wick no tiene metas o aspiraciones que cumplir; sin embargo, el también protagonista de Drácula considera que el subsistir es suficiente para continuar contando esta historia.

Espero que sea entretener, creo que el filme se trata de las acciones y sus consecuencias, creo que se pueden llevar al hogar eso. Creo que John está luchando por su vida, está peleando por lo que es importante para él y que, a final de cuentas, todos lo tratamos de hacer. Creo que hay cosas para llevarse a casa aderezado con entretenimiento”, indicó.

Esta tercera entrega, además de tener referencias a Matrix Revolutions, también lo reúne con antiguos colegas de dicha cinta de culto, como Laurence Fishburne, Tiger Hu Chen y Randall Duk Kim, así como con el director de la trilogía de John Wick, Chad Stahelski, quien en su momento fue coordinador de stunts. Todos estos elementos es del agrado del protagonista por una razón muy sencilla y particular.

Es genial el trabajar con esos artistas, con esa gente, así que hay una gran confort y confianza, es trabajar con grandes y verdaderos amigos y eso es simplemente lo mejor”.

Una de las líneas del filme es contundente al afirmar que “Ningún hombre puede existir fuera de las reglas”, esto es crucial en la cinta, pero también para una sociedad ordenada y organizada.

No me importan las reglas, siempre y cuando tengan sentido, y algunas veces el modo en el que aplicas las reglas puede ir en muchas direcciones, puede ser tanto para bien como para mal”, concluyó.

Fuente: Excelsior
Fotografía: excelsior.com