CC BY-SA 4.0 / Tomruen / Artist’s impression of Planet Nine as an ice giant eclipsing the central Milky Way, with a star-like Sun in the distance.

Las anomalías más distantes de nuestro sistema solar podrían estar vinculadas a un agujero negro aún por descubrir. Al menos así lo afirma un nuevo estudio publicado en el portal especializado arXiv.

Los objetos más distantes de nuestro sistema solar se mueven de una forma tan inusual que algunos científicos han sugerido la existencia del llamado Planeta Nueve, más allá de Neptuno y aún por descubrir. No obstante, una nueva hipótesis propuesta por los físicos Jakub Scholtz y James Unwin sugiere que podría tratarse de un agujero negro.

Al analizar el movimiento de los asteroides y las características deformaciones de la luz estelar en la zona, Scholtz y Unwin concluyeron que se trataría de un agujero negro formado tras el colapso gravitatorio de una estrella al inicio de la expansión del universo y atrapado en la órbita.

«Las restricciones de observación en un agujero negro primordial en el sistema solar exterior difieren significativamente del caso de un nuevo noveno planeta. Este escenario podría confirmarse mediante señales de aniquilación del microhalo de materia oscura alrededor del agujero negro primordial», señalaron los investigadores.

Según declaró al portal Gizmodo uno de los autores del estudio, James Unwin, también podría ser un planeta, sin embargo, «al solo enfocarse en el concepto de planeta, se restringe la búsqueda experimental que se está emprendiendo. Una vez que comienzas a pensar en objetos más exóticos, como agujeros negros primordiales, piensas de diferentes maneras».

Los investigadores también apuestan por buscar el misterioso objeto no solo en luz visible, sino también en rayos gamma o rayos cósmicos.

Fuente: mundo.sputniknews.com
Por:
ESPACIO