Te indicamos el por qué esta serie llegará para generar revuelo en Netflix.

La España de los años 50 sirvió de inspiración para el desarrollo de la nueva historia de Netflix que a pesar de que se estrenará el próximo 16 de octubre, ya está dando de qué hablar. Se trata de «Alguien tiene que morir» una serie que tan solo contará con 3 capítulos, pero está repleta de drama, ficción y actores de primera. Por eso, aquí te indicamos las razones por las que no debes perderte esta trama creada por Manolo Caro, mismo creador de la reconocida «Casa de las flores».

RAZONES POR LAS QUE NO DEBES PERDERTE «ALGUIEN TIENE QUE MORIR»

Esta historia se centrará en la vida de una familia que busca mejorar su estatus en la sociedad, por lo que decide planificar la boda de su hijo con una jovencita que será su prometida, pero ella se encuentra en México y tras este viaje de «compromiso» el joven, quien es homosexual, conoce a verdadero amor de su vida llamado Lázaro, desencadenando así una serie de temas que harán reflexionar a los amantes del drama, acción y ficción.

View this post on Instagram

¿Que estará pasando aquí? #alguientienequemorir

A post shared by Alguien tiene que Morir (@alguientienequemorirnetflixtv) on

Las apariencias y los lazos familiares juegan un papel fundamental en el desarrollo de esta trama en la que además se toca el tema de la homosexualidad vista desde los años 50 en los que más que un tabú, era un tema prohibido y del que nadie hablaba. Esta historia toca la fibra de las emociones y de cómo el amor toma muchas formas y no debe ser presionado, ni mucho menos «agendado» para mantener una posición ante la sociedad y las normas de la vida.

Además cuenta con un elenco de primeras figuras encabezadas por Carmen Maura, Cecilia Suárez, Alejandro Speitzer, Isaac Hernández, Ester Expósito, Carlos Cuevas, entre otros, quienes le imprimirán calidad histriónica al desarrollo de esta serie en la que Alejandro y Esther consolidaron su amor.

Fuente: publimetro.com.mx/mx/entretenimiento/2020/09/11/alguien-morir-netlix.html
Por:
Gabriela Trujillo