Siempre que se llega a esta época, surge una duda. ¿Es cierto que vestir de negro o con colores oscuros atrae más calor hacia ti? ¿Es mejor la ropa clara para evitarlo?

Mucha gente cree, por sentido común, que la ropa blanca es mejor para repeler el calor porque refleja la luz solar, mientras que la negra u oscura la absorbe y por ello se acalora más; sin embargo, hay que tomar en cuenta otros aspectos, como el hecho de que también nuestro cuerpo genera temperatura.

Arturo Quirantes, profesor de la Universidad de Granada, en España y autor del blog de divulgación científica “El profe de Física”, explica algunas cosas interesantes sobre este hecho.

“Nosotros emitimos energía térmica. Si llevamos ropa blanca, el calor que emitimos rebota contra la tela y no puede salir. En cambio si la tela es negra, lo absorbe. Y si corre brisa, ésta se lleva el calor por convección, que es un mecanismo eficiente para mantenernos frescos”, dijo para BBC Mundo.

Un ejemplo claro, agregó, son los beduinos, que viven en el calor del desierto y cubren su cuerpo con túnicas negras.

“El elemento clave en la ropa de los beduinos es que (además de ser negra) está suelta. Eso hace que se creen corrientes de convección que permiten expulsar el calor del cuerpo más eficientemente”, añadió.

Entre más oscura sea la ropa, más calor absorberá y reflejará menos. En cambio, en cuanto más clara sea, hará exactamente lo contrario, concluyó.

Fuente: Life&Style
Fotografía: prodigy.msn.com