Una nueva historia de superación se dio a conocer este miércoles por medios estadounidenses donde la perseverancia y disciplina son ingredientes indispensables.

Muchas personas se conformarían con el trabajo que tienen, la vida que les permite y las carencias que tiene esto, este no fue el caso de un chico en Nueva York.

Frank Báez, estudiante latino, se graduó como enfermero en la Universidad de Nueva York, pero lo más interesante de la historia es que comenzó trabajando como conserje en dicha escuela.

Los inicios de este estudiante originario de República Dominicana no fueron nada fáciles por lo que tuvo que tomar el primer trabajo que le ofrecieran.

En entrevista para ABC News, Báez comentó que limpiaba los baños y habitaciones del Hospital Tich donde los estudiantes realizaban prácticas.

Fue su trato constante con enfermeros, médicos y pacientes que nació su interés por ayudar a otros y aplicar el examen de admisión a la universidad.

Ahora, luego de 15 meses de entrenamiento, Frank cuenta con su título y espera continuar sus estudios con una especialidad en enfermería de emergencias.

Esta historia nos enseña que nunca es tarde para buscar algo mejor, todo es cuestión de quererlo y buscar las oportunidades.

Fuente: Excelsior
Fotografía: excelsior.com