Desde 1996 esta especie ha desarrollado un tipo de cáncer y mortal en el 100 % de los casos. Una enfermedad podría ser la causa que acabaría con el demonio de Tasmania, una especie que en la actualidad solo se encuentra en estado silvestre en la isla de Tasmania, al sur de Australia continental.

Estudios señalan que desde 1996 este marsupial dasiuromorfo de la familia Dasyuridae ha desarrollado un tipo de cáncer fácil transmisible y mortal en el 100% de los casos.

En este sentido el 85 % de la población ha disminuido. Debido a que los demonios de Tasmania se muerden al pelear o aparear se genera un tumor en su hocico, provocando que no puedan comer y así mueran de hambre.

No obstante, aunque las estadísticas señalan que esta enfermedad es mortal, hay más de 20 casos exitosos que han logrado sobrevivir a la enfermedad gracias a la presencia de anticuerpos.

Recordemos que una especie animal se considera extinta cuando han pasado 50 años sin que haya sido vista, según indica la Unión Mundial para la Naturaleza (IUCN).

Generalmente esto sucede cuando un recurso alimenticio del cual depende determinada especie resulta depredado o amenazado, ya sea por acción del hombre como por cambios en el ecosistema.

Fuente: Azteca Noticias
Fotografía: aztecanoticias.com