El Servicio de Administración Tributaria (SAT) puso en marcha un nuevo régimen de retenciones dirigido a las personas que se emplean de forma independiente en alguna de las plataformas como Uber, Cabify, Easy Taxi, DiDi y Rappi.

La Resolución Miscelánea Fiscal (RMF) 2019 establece que a partir de abril, las empresas de esas plataformas digitales podrán optar por retener a sus socios una tasa de entre tres y nueve por ciento de su ingreso mensual del Impuesto Sobre la Renta (ISR), dependiendo de su nivel de ingresos, y de 8 por ciento, sin importar ingresos, del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Dichas tasas de retención serán las mismas que aplicarán todas las empresas y, por ende, las que se aplicarán a todas las personas que se “empleen” en las plataformas tecnológicas de servicio de transporte terrestre de pasajeros o entrega de alimentos preparados.

La aplicación será opcional para todas las plataformas digitales.

Gustavo Leal, director ejecutivo de la consultora Fiscalia.com, señaló que este esquema consiste en que el SAT da a las empresas la facilidad de retener a sus socios de forma directa el impuesto, el cual será considerado como pago definitivo, es decir, los socios ya no tendrían que hacer declaraciones.

“Aquí el problema será para los choferes, porque la mayoría tributan en el RIF, en el que no se pagan impuestos los primeros años, pero ahora si Uber u otra plataforma decide meter este esquema para retener el impuesto, ya va a quedar como pago definitivo”, expuso.

Juan Carlos Moreno, especialista en derecho fiscal por la Universidad Autónoma de Nuevo León, estimó que con esta facilidad, el SAT espera aumentar la recaudación de IVA e ISR de parte de quienes prestan estos servicios.

El Financiero consultó a las empresas involucradas en este esquema, pero solo DiDi respondió.

“Confirmamos que DiDi se integrará al esquema de retención propuesto por el SAT”, dijo la firma.

Fuente: El Financiero
Fotografía: elfinanciero.com