Hace 112 años fue inventada la radio, a su alrededor varias generaciones en todo el mundo crecieron, se divirtieron, lloraron, soñaron y se informaron.

Este 13 de febrero se conmemora el Día Internacional de la Radio, que este año está dedicado al “Diálogo, tolerancia y paz”, ya que es un medio que permite un debate democrático sobre temas de actualidad, como la migración o la violencia contra las mujeres.

LaUNESCO indica que la radio puede ayudar a sensibilizar y difundir nuevas perspectivas positivas, así como valores de tolerancia y permite superar las diferencias para reunir a las personas en torno a objetivos y causas comunes, como el derecho a la educación y a la salud para todos.

La radio sigue siendo un medio de comunicación vivo, vigente y en proceso de transformación, cuyo primer gran desafío fue la aparición de la televisión, y ahora se enfrenta a otro reto importante: sobrevivir a la era digital, afirmó la académica Alma Rosa Alva de la Selva, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

La radio tiene como reto en México brindar espacio a los contenidos hablados, pues éstos marcarían la diferencia y permitirían su viabilidad, siempre y cuando cubran, con calidad, las expectativas informativas y de entretenimiento de las personas del siglo XXI, resaltó la académica.

Este medio tiene mejor reputación, pues al ser hecha por profesionales que verifican sus fuentes, difunde información verídica y comentó que aún falta mucho por descubrir de la radio, como los efectos que genera en las audiencias o la forma como se adapta a esta nueva era.

Para la ONU, señaló, la radio informa y transforma a través del entretenimiento, la información y la participación del público. Al tener una radio, nunca se está solo y siempre se cuenta con la compañía de un buen amigo. Es el medio perfecto para contrarrestar los llamamientos a la violencia y la propagación de conflictos, especialmente en regiones potencialmente más expuestas a estas realidades.

Hace 112 años fue inventada la radio, a su alrededor varias generaciones en todo el mundo crecieron, se divirtieron, lloraron, soñaron y se informaron. Gracias a ella, los oídos de las audiencias fueron testigos de la historia, al acortar las distancias y acercar a distintas sociedades, puntualizó.

Fuente: El Heraldo de México
Fotografía: heraldodemexico.com