El grupo de dinosaurios del tipo tiranosaurio son de los animales carnívoros más famosos de nuestro planeta. Tiranosaurio se traduce directamente como “lagartos tiranos” y el más grande por su tamaño es el Tiranosaurio Rex, evolucionó hasta medir 12. metros de longitud.

Pero las cosas no siempre fueron tan fáciles para estos voraces depredadores. Un pariente recién descubierto del rey tirano revela una especie mucho más pequeña, que ha ayudado a los paleontólogos a comprender el desarrollo del grupo tiranosaurio y ha reducido una brecha de 70 millones de años en el registro fósil.

Moros intrepidus fue un pequeño tiranosaurio que vivió hace aproximadamente 96 millones de años en el entorno selvático de lo que hoy es el estado de Utah, al oeste de los Estados Unidos, durante el período Cretácico. El diminuto tiranosaurio, cuyo nombre significa “presagio de la fatalidad”, es ahora la más antigua especie de tiranosaurio cretácico descubierta en Norteamérica.

El descubrimiento ayuda a cerrar la brecha entre los tiranosaurios primitivos de tamaño mediano que se encuentran en América del Norte desde el período Jurásico, – de hace unos 150 millones de años-, y los enormes depredadores de la era Cretácica, de hace unos 81 millones de años.

Una década dedicada a la caza de restos de dinosaurios en las rocas depositadas en los albores del Cretácico Superior finalmente produjo resultados con el descubrimiento de este nuevo tiranosaurio. De hecho, los huesos de la parte inferior de la pierna de Moros se descubrieron en la misma zona donde el equipo de la paleontóloga Lindsay Zanno, de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, había encontrado previamente a un Siats meekerorum, un gigante carnívoro que vivió durante el mismo período. Moros es pequeño en comparación: sería del tamaño de un ciervo moderno. Zanno estima que el Moros tenía más de siete años cuando murió, y que había crecido casi a su altura máxima.

A pesar de su tamaño: “Moros era ligero y excepcionalmente rápido”, dice Zanno. “Estas adaptaciones, junto con las capacidades sensoriales avanzadas, son la marca de un depredador formidable. Podría fácilmente haber agotado a su presa, evitando la confrontación con los principales depredadores de la época.”

Fuente: Código Espagueti
Fotografía: codigoespagueti.com