El Sage Journal of Health Psychology publicó que, las personas que prefieren mantenerse en cama o pensando en casa, cuentan con un coeficiente intelectual más alto que las personas que se levantan más temprano o realizan actividades diarias de rutina o alguna actividad física.

Las personas se sienten realizadas cuando ejecutan ciertas actividades en el día, esto hace que se sientan activas y exitosas, pues sin esfuerzo no se logra el éxito…

No obstante, existen personas flojas que no realizan ni la tercera parte de lo que realiza un emprendedor al día; por lo que prefieren quedarse en casa acostadas, viendo series, haciendo ejercicios, o viendo cualquier película en la televisión.

Sin embargo, según expertos, esta última opción no tiene nada de malo, preferir descansar ante cualquier otra actividad puede ser positivo para las personas.

El estudio se realizó en la Universidad Estatal Apalaches en Carolina del Norte, conjunto con la Universidad de Florida, en Fort Myers, por psicólogos estadounidenses y se confirmó con estudios más profundos por la asociación Journal Of Health Psychology, revelando que existen un efecto llamado “La inteligencia por medio del descanso”

Pero, ¿cómo puede esto ser posible? Pues, se trata de descansar la mente, cuando las personas descansan más de lo normal, las neuronas indican un proceso de liberación de espacio, e inician a recibir más información a medida que va informando.

El estudio determinó que debido a ello, las personas inteligentes tienden a no aburrirse rápidamente, debido a que necesitan y están continuamente pensando y centrada más en su vida. Lo que conlleva a pasar momentos de tranquilidad, ocio, relajación y paz interior, llevando a tener menos actividad física.

Según el estudio las mentes brillantes e intelectuales no necesitan de mucha actividad física durante el día, por lo que pasan más tiempo de su vida descansando, así que si eres una perezosa que pasas la mayor parte de tu tiempo en cama seguramente es debido a tu gran inteligencia.

Una de las grandes habilidades que poseen las personas inteligentes según la determinación de los estudios, es que pasan muchas más horas tratando de elaborar y realizar proyectos, ideas, prácticas de ensayo y error, tratando de crear y reparar los diferentes escenarios de una misma situación, buscando mejores resultados.

Es por ello, que debido a dicha condición, el ritmo o el tiempo en el que realizan las cosas se hace más largo, siendo diferente al de los demás; pero, no se trata de ser perezoso sino de llevar un ritmo de vida diferente.

Existen diferentes tipos de personas, 4 específicamente clasificadas en una cadena de mando que las rige, entre ellos están; los trabajadores, los tontos, los perezosos o flojos y por último los inteligentes.

Las personas inteligentes y trabajadoras forman parte de un estado mayor, sin embargo el 80% de las demás personas forman parte de los tontos y los flojos, siendo perfectos para las tareas del día a día y rutina diaria. Sin embargo, la persona inteligente pero a su vez es floja, forma parte de la cadena de mando más alta, es una persona que se le puede dar responsabilidades, posee la fuerza de dirigir y una claridad mental amplia a diferencia de la persona tonta pero trabajadora que es el eslabón más bajo de la cadena.

En pocas palabras, la persona que tiene menos actividad física diaria, posee más capacidad de enfoque y saber dirigir sus pensamientos y conocimientos.

Claro está, debes saber aprovecharla, de nada sirve una inteligencia si no se explota ese coeficiente para realizar cosas productivas y de éxito, y sobre todo saber manejar los niveles de descanso y no cruzar la línea a ser una persona sedentaria que pueda afectar tu salud.

¿Qué opinas de este estudio? ¿Eres una persona que duermes poco o mucho? Ya tienes una excelente excusa para dormir un poco más…

Fuente:
Fotografía: