El líder nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Ochoa Reza, aseguró que no habrá despidos en el Comité Ejecutivo Nacional (CEN), por lo que el partido se “apretará el cinturón”, pero no será a costa de los trabajadores.

Tras la renuncia del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a más de 258 millones de pesos de financiamiento público de este año, Ochoa Reza pidió a los comités directivos estatales “eficientarnos, apretarnos el cinturón para cerrar el año con responsabilidad”.

Advirtió que el partido cerrará el año cuidando a las personas que trabajan en el PRI.

“Porque no queremos generar afectaciones adicionales a las personas, que además están sufriendo muchas de ellas las consecuencias de los sismos”, dijo el líder del PRI, Ochoa Reza.

“De hecho, lo más importante para nosotros es que todos los partidos políticos dejen de arrastrar los pies, dejen de quedarle mal al pueblo de México y que juntos podamos establecer un fondo de cerca de mil millones de pesos en el 2017, para el apoyo de las personas damnificadas por los sismos”, exaltó.

Afirmó que el dirigente nacional panista, Ricardo Anaya, no tiene excusa para no renunciar a los recursos de su partido, a menos que esté buscando emplear dichos fondos para su aspiración político-electoral de 2018.

Frente a la decisión de los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) que anunciaron recortes de sus empleados, Ochoa Reza sostuvo que no habrá despidos en el PRI, tras renunciar a sus prerrogativas para que sean destinadas a los damnificados de los sismos del 7 y 19 de septiembre.

“No lo haremos, porque además hay gente que resultó afectada por los sismos; es decir, que ya perdieron o van a perder sus casas por las afectaciones de los sismos del 7 y del 19 de septiembre. Y en consecuencia, sería irresponsable generar un afectado adicional por un despido que no tiene razón de ser”, subrayó.

Cuestionado sobre cómo puede cerrar el partido el año sin esos recursos, insistió que con un ejercicio de disciplina presupuestal y los ahorros que tenían a lo largo de los primeros meses del año permiten establecer un compromiso muy claro con sus trabajadores.

Reconoció que la decisión de renunciar a las prerrogativas pega a los comités directivos estatales, con quienes hoy tuvo un encuentro en privado.

Fuente: Excélsior
Fotografía: josecardenas.com