Personal del Consulado de México en Houston se esfuerza por atender a la comunidad mexicana afectada por las inundaciones provocadas por el huracán “Harvey” en la ciudad y otras áreas del sureste de Texas, identificando a connacionales refugiados en albergues.

“Estamos operando a mediana capacidad”, dijo un miembro del Servicio Exterior Mexicano en Houston. “Hoy no abrimos al público (la sede consular), pero los empleados que pudieron trasladarse al consulado se presentaron a trabajar”, indicó.

Cuatro empleados del Consulado establecieron una guardia en el Centro de Convenciones George Brown, habilitado como megaalbergue, que ha recibido ya a más de nueve mil personas que buscan refugio ante la inundación.

Los empleados consulares, identificados con gafetes y uniforme, trabajan en el lugar detectando a mexicanos angustiados en necesidad de ayuda. “Es importante hacerles saber que tienen gente detrás”, dijo el diplomático.

De las 25 familias registradas la víspera, 12 habían abandonado ya el albergue este martes para refugiarse con amigos y parientes. “Esa es una de las cosas que nos distingue a los mexicanos, nuestras redes familiares y de amigos”, dijo.

Algunos empleados del consulado han resentido las inundaciones en sus propias casas y tienen que proveer seguridad y abasto de alimento y agua a sus familias, para poder ocuparse luego de sus labores, añadió. El funcionario consular dijo no saber aún si la sede diplomática podrá reabrir sus puertas al público mañana miércoles.

Dijo que en situaciones de desastres naturales como el de esta inundación, provocada por el huracán Harvey, ahora convertido en tormenta tropical, aumenta la necesidad de documentos de identificación, pasaportes y otros por parte de los connacionales mexicanos.

Sin embargo, recalcó que la documentación no es su prioridad, sino que “ellos lo primero que buscan es el tener techo para sus familias, un lugar seco dónde estar, y poder proveerse de alimentos y necesidades básicas”.

Por su parte, los Consulados de México en Dallas, Austin y San Antonio activaron sus protocolos de protección consular para identificar a los migrantes mexicanos que requieran ayuda por motivo del huracán Harvey, y que han buscado refugio en los albergues abiertos en esas ciudades.

Fuente: La Razón
Fotografía: josecardenas.com