Se acerca el final del año y es una excelente oportunidad para reunirnos con nuestros equipos y hacer un cierre que genere motivación.

Un buen líder sabe que al reconocer los aportes de sus colaboradores y crear espacios para celebrar los logros, está inyectando energía positiva a su equipo.

Por eso, te invito a crear, este fin de año, espacios para reconocer y celebrar. A continuación, algunas ideas de cómo puedes hacerlo:

  1. Reconocimientos del Ser y del hacer:
    En un equipo de alto desempeño se utiliza el lenguaje apreciativo como una herramienta para crear motivación. Si quieres usarla puedes realizar dos tipos de reconocimientos:
    – El reconocimiento del Ser consiste en decirle a cada uno de tus colaboradores cuáles son esas cualidades que ves en ellos y el efecto que tienen en ti. Por ejemplo: “eres una persona muy honesta y cumplida. Me siento tranquilo al asignarte responsabilidades porque sé que puedo confiar en ti”.
    – El reconocimiento del hacer implica felicitar a tus colaboradores por aquello que han logrado y ayudarles a ver cómo con sus acciones generan un impacto positivo. Por ejemplo: “felicitaciones por haber culminado con éxito el proyecto, gracias a tu trabajo nuestros clientes están muy satisfechos”.
  2. Agradecimientos:
    Un error que muchos jefes cometen es enfocarse únicamente en lo negativo. Los he escuchado decir: “no tengo porque agradecer a mis colaboradores cuando hacen bien su trabajo, para eso se les paga”.
    Quienes piensan así, no comprenden cómo funciona la motivación y están perdiendo la oportunidad de ser percibidos como líderes efectivos.
    Un buen líder sabe que cuando agradece su equipo se siente valorado y motivado. Sabe que al agradecer sus colaboradores entienden cuáles acciones son positivas y deben mantenerse.
    Por eso, te invito a apreciar cuáles fueron las contribuciones de cada uno de tus colaboradores durante el año y darles las gracias, expresando por qué estás agradecido.
  3. Celebración en equipo.
    Un equipo de alto desempeño tiene clara su visión y metas. Si te imaginas que esa visión hecha realidad, o inclusive esas metas, son la cúspide de una pirámide, cada vez que tu equipo avanza un escalón se está acercando un poco más a la cúspide.
    Lo ideal es que reconozcas o célebres esos avances, cada vez que tu equipo cumpla pequeños objetivos que contribuyan al alcance de una meta mayor.
    Y para cerrar el año, puedes organizar un espacio especial de festejo, con todo tu equipo reunido, en el que se reconozcan cuáles fueron esos avances y metas alcanzadas y cuáles fueron las acciones que realizaron y las fortalezas que como equipo poseen, que les permitieron avanzar y lograr lo que se plantearon.
    Existen muchas posibilidades para organizar esta actividad de celebración y depende del presupuesto con el que cuentes. Desde decorar un espacio en la oficina con comida, bebidas y música, hasta organizar la actividad en un restaurante, salón de eventos, club campestre o inclusive organizar un viaje en equipo.
    Adicionalmente, te recomiendo incluir una actividad en la que todos los miembros del equipo tengan la oportunidad de darse reconocimientos y agradecimientos. De esta forma, no sólo contribuirás a consolidar las relaciones y generar un mejor ambiente de trabajo para el nuevo año, sino que todos se llevarán el regalo de sentirse valorados por su líder y compañeros y estarán más motivados.
Fuente: forbes.com.mx/
Por: Invitado Forbes