Después de tantos cambios de look, pelo teñido, cortes de mil maneras y otros “errores” mi cabello ya no era el mismo, tenía orzuela y su aspecto se veía poco sano y sin brillo.

Lo que más me preocupaba eran las puntas abiertas, por más que las cuidaba y evitaba usar secadoras, tenazas y planchas estas siempre se veían afectadas, hasta que probé una mascarilla natural.

Necesitarás:

*1 taza de papaya en cubos

* 1 taza de yogurt

* Gorra de baño

¿

Cómo se hace?

1. Echa en la licuadora toda la papaya y tritúrala hasta formar una pasta homogénea.

2. Coloca la papaya en un recipiente y añade el yogurt.

3. Mezcla perfectamente.

4. Aplica sobre tu cabello la mascarilla, procura que sea de medios apuntas, sobre todo las PUNTAS.

5. Coloca una gorra de baño y deja reposar de 15 a 20 minutos.

6. Una vez que pase el tiempo enjuaga con agua fría o tibia, EVITA AGUA CALIENTE.

¿Por qué funciona este tratamiento?

La papaya contiene antioxidantes, vitamina C, flavonoides, vitamina B, potasio, magnesio y fibra, elementos que ayudan a que el cabello recobre su fuerza, así como evitar que crezca con daños.

Su aporte de beta-carotenos combaten la sequedad en el pelo y en las partes dañadas, como son las puntas.

Además, aporta brillo, hidratación, fuerza y suavidad.

Mientras que la vitamina A y C logran que el pelo crezca de forma rápida, saludable y fuerte.

Aplica esta mascarilla de una a dos veces por semana, ¡notarás grandes cambios y la orzuela habrá desaparecido!

 

Fuente: Cocina Delirante