A principios del 2018, distintos medios publicaron una noticia alentadora para el planeta: la reducción del daño a la capa de ozono. Sin embargo, el festejo duró muy poco.

El pasado mes de mayo, científicos revelaron que las emisiones de gas industrial que afectan directamente a la capa de la atmósfera aumentaron de manera sorpresiva.

¿De dónde viene ese gas?

Tras meses de investigación, los investigadores identificaron el origen de estos misteriosos gases que tanto afectan al medio ambiente: un aislante doméstico de precio reducido producido en China. El compuesto, prohibido en 2010, fue encontrado nuevamente en la industria de la construcción de hogares, al este de China.

La investigación del mexicano Mario Molina son indispensables para entender el deterioro de la capa de ozono en el mundo. (Video: “Bese” vía YouTube)

Según la Agencia de Investigación Ambiental (EIA), ubicada en Reino Unido, estos compuestos químicos son CFC-11 o mejor conocido como clorofluorocarbonos-11, los cuales se producen de manera extensa en todo ese país asiático.

Estos compuestos químicos son altamente nocivos para el medio ambiente y se pueden quedar décadas en la atmósfera, sin embargo, el CFC-11 resulta eficiente para la espuma de poliuretano que se utiliza como aislante doméstico.

Avipsa Mahapatra, de la EIA, dijo a la BBC que “estábamos absolutamente desconcertados al descubrir que las empresas confirmaron abiertamente el uso de CFC-11 y reconocieron que era ilegal […] el hecho de que estuvieran tan despreocupados al respecto, el hecho de que nos dijeran abiertamente que estaba generalizado está en el mercado, fueron hallazgos importantes para nosotros”.

La agencia tiene evidencia de 18 compañías en 10 provincias chinas que usan el CFC-11. Finalmente los expertos realizaron un llamado urgente para reducir estos gases que afectan de manera significativa la capa de ozono.
Fuente: culturacolectiva.com
Fotografía: culturaclectiva.com