¿Quieres que la prosperidad y las buenas energías fluyan en tu hogar? Estos trucos de la filosofía Feng Shui pueden ayudarte a conseguirlo. ¡Toma nota!

La prosperidad y las grandes oportunidades que aparecen en tu vida entran la mayoría de las veces por la puerta principal de tu casa, por la boca de entrada, como se denomina en Feng Shui. No pienses ni por un segundo que tener prosperidad implica necesariamente tener dinero en abundancia. La prosperidad es disfrutar de las pequeñas cosas que brinda la vida, es tener buena salud, es reírte a carcajadas, es vivir sin estrés y sin preocupaciones.

Te propongo que sigas leyendo este artículo y descubras cuatro tips que he extraído de la filosofía Feng Shui y que te ayudarán a atraer la prosperidad a tu hogar y a tu vida. ¡Empecemos!

Tu vida en orden
En la actualidad hemos perdido la cultura del orden. El cambio sociocultural en el que vivimos nos ha conducido a prestar menos tiempo al cuidado de nuestra casa.

Aunque pueda parecer un problema fundamentalmente estético, el desorden va mucho más allá, pues hace que la energía de nuestra vivienda no se mueva. Nuestra casa es una extensión de nosotros mismos, y la apariencia de la misma refleja el modo en que nos encontramos y también afecta a nuestra economía.

Te invito a que hoy mismo revises los espacios de tu casa y te pongas manos a la obra, verás cómo comienzas a sentirte mejor, como tus ideas se vuelven más claras y fluidas, serás más creativo y tu nivel de lucidez aumentará permitiéndote ver fácilmente las oportunidades que se te presenten.

Concéntrate en la limpieza
El polvo, la acumulación, las plantas marchitas, los malos olores, las telarañas y en general, la dejadez y suciedad son una fuente interminable de energía negativa que hace que se detengan todas las buenas oportunidades que te puedan ocurrir. Así que es primordial que ventiles todas las estancias, dejando que se renueve todos los días el aire de tu hogar, que mantengas limpias las superficies y que acabes con todos esos desagradables olores usando aquellas fragancias que más te gusten o inspiren.

Practica el desapego
La mayoría de las personas terminan convirtiendo sus casas en museos, almacenando infinidad de objetos que nunca más volverán a ser empleados. Contar con espacios, incluso habitaciones, llenos de cosas que no se utilizan hace que te estanques y te sientes sin energía, cansada, somnolienta, aletargada, agotada. ¿Qué debes hacer? Deshacerte de todo aquello innecesario, pues te está frenando y no te permite avanzar hacia nuevas oportunidades.

Arregla tu puerta principal
La prosperidad siempre está en la puerta de entrada. Por ello deberás mantenerla en perfecto estado. Mis sugerencias es que pongas una planta a cada lado de la puerta y mantengas siempre la entrada iluminada puesto que estarás atrayendo las oportunidades y la buena energía. Una vez implementados estas recomendaciones ponte delante de tu casa y pregúntate qué sensaciones te transmite, ¿te invita a entrar? Seguro que la respuesta es positiva.

Tan solo aplicando estas cuatro reglas basadas en el Feng Shui habrás dado pasos de gigante hacia un modo de vida más cercano a la prosperidad.

Fuente: enfemenino.com
Fotografía: enfemenino.com