Código Espagueti

Fuimos a probar la comida de la primera fonda inteligente de la CDMX y salimos con varias preguntas interesantes…

 

Si eres oficinista en este mundo claustrofóbico, mal pagado, mal agradecido y despiadado del capitalismo tardío, conoces dolencias que varios compartimos. Sabes, de entrada, lo que es la vida sedentaria, las jornadas de 12 horas en donde nadie te paga horas extra y la necesidad de gastar demasiado dinero en comida. Y sí, cuando trabajas en una oficina, a menos de que tu lugar de empleo cuente con una cafetería subvencionada, las opciones para comer se limitan a pedir alimentos caros, comer comida corrida o los poco agraciados, pero ahorradores, tuppers.

Para incrustarse en este nicho mercado, la empresa colombiana MUY abrió el primer restaurante inteligente en la Ciudad de México y fuimos a visitarlo. El lugar, situado en Insurgentes Sur, en una zona famosa por los enormes flujos de oficinistas que la recorren, es bastante sencillo. Unas cuantas mesas que compartes con los demás comensales, una decoración de restaurante de comida rápida, un mostrador con una visible cocina atrás, una barra con aguas frescas y cuatro pantallas para ordenar.

La cosa funciona así: en vez de formarte en una caja, vas directo a una pantalla, ingresas tu mail y número de celular y creas tu propio menú. Vienen varios menús preestablecidos, pero los puedes cambiar para tus necesidades alimenticias o antojo. Si no añades nada extra, una comida corrida te cuesta unos módicos 59 pesos.

Yo, por ejemplo, me pedí una selección de cochinita pibil, cebollitas moradas, frijoles, arroz y guacamole. Todo acompañado por agua fresca (hay jamaica y horchata) o natural a voluntad y, claro, unas tortillas calientes. La comida se sirve en un recipiente reciclable que parece un pequeño tazón y las porciones están bastante bien. La única diferencia con la comida corrida es que el postre no viene incluido.

La comida es bastante buena -al menos lo que probé- y se siente mucho menos industrial de lo que el lugar aparenta: pinta de comida rápida, sabor de comida fondera. Todo en realidad funciona muy bien y, con la aplicación, puedes hacer tu orden de antemano para sólo recoger tu comida o para que esté lista cuando llegues. Es práctico y barato y rápido. El lugar, en sí, no es particularmente agradable, pero ese no es su intención. La idea aquí es reducir al mínimo lo superfluo para poder acomodarse a las necesidades inmediatas de calidad, precio y premura de los oficinistas de la ciudad.

Según cifras recientes, por el alto precio de los servicios de delivery (como Uber Eats y Rappi), a los que sólo tiene acceso del 5 al 10% del segmento más alto del mercado, muchos oficinistas optan por llevar su propia comida a la oficina. De hecho, se calcula que el 40% de los oficinistas prefieren llevar comida a gastar cifras exorbitantes en alimentos o comer en fondas cercanas. Y ahí mero es donde crearon su oferta los restaurantes MUY.

Fondas-Comida-Fonda-Inteligente-Rápida-MUY-Restaurantes-Restaurante-inteligentes-baratos-CDMX-México, Ciudad de México, 29 de noviembre 2019
(Código Espagueti)

La empresa, fundada en Colombia, entendió muy bien que existe un segmento de mercado para oficinistas de clase media urbana que necesitan encontrar comida accesible de forma cómoda. José Calderón (CEO) y Miguel McAllister entendieron el potencial comercial de este nicho al analizar ciertas recurrencias en la data de su empresa anterior, Domicilios.com. La exitosa compañía de deliverys les mostró cómo, en Colombia, se estaba abriendo una posibilidad de mercado. Así nos lo platicó Andrés Jaramillo, CMO de MUY:

“Al estar manejando esa compañía se dieron cuenta de que, a la hora de la comida, los restaurantes no tenían la capacidad de atender toda la demanda que surgía. También se dieron cuenta de que la comida que la gente prefería era la comida casera. Finalmente, se dieron cuenta de que la comida por entrega era demasiado cara. Con estas tres cosas en mente, vendieron Domicilios.com y decidieron montar MUY.”

El principio parece evidente: encontrar la forma de crear una alternativa de comida rápida de calidad a un precio estandarizado para oficinistas que prefieren la comida casera. Dado que Domicilios.com era una empresa tecnológica, la solución que encontraron para suplir a este nicho de mercado desperdiciado por las grandes compañías fue la completa automatización de restaurantes. La idea es que, si tienes que pedir tus productos a través de pantallas automáticas, se puede recolectar data muy precisa sobre los consumos en el restaurante y se puede maximizar la eficiencia de su servicios.

“A través de las pantallas de autogestión, podemos medir muy claramente los platos más pedidos, los platos menos pedidos, lo que la gente quita de sus platos, lo que la gente adiciona a sus platos. Eso nos permite, en últimas, hacer ajustes en mi menú, pero también nos permite, a partir de machine learning, entender cómo sugerirle platos a las personas. A través de la tecnología y, sobre todo, de la inteligencia artificial, podemos predecir mejor nuestra demanda y predecir mejor la forma en la que vamos a servir los alimentos . Nosotros vendemos a muy buen precio porque somos muy eficientes: si logro producir exactamente lo que tengo que producir en las cantidades adecuadas, con comida fresca todos los días, puedo darle al usuario siempre, sin que se me agote el producto y sin que me sobre, lo que pide.”

A través de las pantallas inteligentes con las que ordenas la comida, MUY puede calcular los consumos diarios de manera tan precisa que minimiza considerablemente el desperdicio. Esto es importante desde un punto de vista ecológico, por supuesto, pero también vuelve económicamente viable la reducción de desperdicio.

Fuera de eso, la idea de crear un restaurante para recopilar datos de consumo a través de un software propio es bastante astuta. Sobre todo porque, lo sabemos, hoy en día uno de los bienes más rentables son, justamente, los datos. En este sentido, le pregunté a Andrés Jaramillo si la veta de negocio más interesante no era, justamente, vender este tipo de software a restaurantes. Si alguien compra la automatización de MUY, puede acrecentar la eficiencia de su restaurante, analizar la data de consumo de sus usuarios y, más allá, montar una verdadera competencia para los servicios de delivery.

Finalmente, el colmillo de todo este asunto está en la potencial competencia con los servicios actuales de delivery. De entrada, MUY no tiene ninguna relación con Uber Eats o Rappy o demás alternativas. Y ese es parte de su pitch: al eliminar cajeros y personal de cocina por la eficiencia de las pantallas automatizadas, las empresas pueden invertir en repartidores propios y adueñarse del mercado monopolizado por otras aplicaciones. El principio es muy interesante porque, hasta ahora, estas aplicaciones parecían no tener ningún tipo de competencia real.

“Hemos pensado que, precisamente, para poder desarrollar y comercializar ese tipo de tecnología, tenemos que tener un restaurante. Tenemos que operar un restaurante para desarrollar esa tecnología. Es muy importante porque así sabemos lo que los clientes quieren, por un lado, pero por el otro lado lo que los operadores de restaurantes quisieran.”

En cualquier caso, parece que la expansión de estas cadenas de restaurantes inteligentes no la puede parar nadie. El próximo año, MUY planea tener 150 sucursales: 90 en Colombia, 30 en México y 30 en Brasil. Lo que queda por ver es si este tipo de automatización servirá para nivelar la competencia de la distribución de alimentos o si, simplemente, creará un nuevo monopolio. También queda ver cómo se nivela la oferta laboral y qué tanto funciona la competencia con aplicaciones de delivery. Finalmente, queda ver cuál será el impacto en las pequeñas empresas de comida como las fondas. Podemos pensar que los Oxxos no han matado las abarroterías… pero sólo el tiempo dirá.

De lo que sí podemos estar seguros es que el porvenir está en la data. La tendencia que vemos aquí es la de la automatización de los negocios y el empleo de software patentado para volverlos más eficientes. Estos esquemas de negocio se seguirán repitiendo y la data, al parecer, cada vez tendrá un impacto más directo en nuestro devenir.

Fondas inteligentes amigos… el futuro nos alcanzó.

Fuente: codigoespagueti.com/
Por: