Hay profesionales para todo, incluso para algo tan elemental como abrir una botella de vino espumoso.

No, no te estamos tomando el pelo. Esto no es una inocentada que llega con retraso ni una variente del sketch de Tip y Coll para llenar un vaso de agua. Existe todo un método para ejecutar la apertura como un experto, sin riesgo de que se te caiga la botella y sin que acabes sacándole un ojo a tus invitados por culpa de que el corcho salga disparado como un proyectil. Te recomendamos que guardes este artículo en los marcadores de tu navegador para seguir los pasos de esta breve guía cuando la ocasión se tercie.

Máster en apertura de vino espumoso
1. Es una obviedad, pero el champán tiene que estar siempre frío (¿alguien es capaz de servir semejante bebida tibia?). Con la botella a la temperatura adecuada, la extracción del corcho será siempre más sencilla. Cuando saques la botella de la nevera, recuerda mantener la frescura del champán colocándolo en un cubo con hielo y un poquito de sal. La sal absorbe el calor de la botella y permite que el frío de los hielos se transmita más rápidamente al contenedor de vidrio.

2. Seca la botella con un paño para evitar que se te escurra de las manos.

3.Apunta la botella hacia algún lugar donde no haya ningún invitado.

4. Retira el papel metálico que cubre el tapón. Prepara, por si las moscas, un pequeño cuchillo: algunos de estos recubrimientos no son tan fáciles de quitar.

5.Desenrolla el alambre que cubre el corcho.

6. Y ahora, el truco final, aquel que solo los más avezados conocen: coge el tapón con la mano, o con una toalla; tenlo siempre seguro para evitar que escape, deja la mano fija y no gires el corcho… ¡gira la botella! Evitarás que se oiga el clásico estallido que parece un disparo y conseguirás efectuar una operación más segura para todos los que te rodean.

Recuerda no dejarte llevar por el entusiasmo y perder las formas. Toca servir las copas y es un mal hábito servirte tú el primero.

De ahora en adelante, cada vez que surja el dilema de quién abre la botella, no te quedarán excusas para ofrecerte voluntario y demostrar tus artes.

Acabas de terminar este curso avanzado. Brindamos a la salud del nuevo experto.

Fuente: El Confidencial
Fotografía: prodigy.msn.com