Con una bebida fermentada una académica de la UNAM y sus alumnos desarrollaron una opción para reducir los niveles de glucosa en sangre y la presión arterial alta, dos características de la obesidad y la diabetes.

México ocupa el primer lugar mundial en consumo de refrescos y el sexto en bebidas endulzadas, de ahí se deriva la crisis de obesidad y diabetes que vivimos.

Inspirados en la bebida tradicional china kombucha (que se fermenta a partir de colonias de microorganismos benéficos para la salud), la académica Raquel Gómez Pliego, de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán, y sus alumnos Samanta González Téllez y Adrián Olivares Vázquez, de la licenciatura en Química Industrial, crearon la bebida que actualmente está en trámite de patente.

Consorcio microbiano

Se llama Kombufesc, fermentada y preparada a partir de un consorcio microbiano de hierbas, raíces y plantas. “La innovación de nuestro producto está en la tecnología que usamos para su elaboración, y en el tipo de fermentaciones que realizamos”, dijo la universitaria.

En el laboratorio, Gómez Pliego y su equipo caracterizaron el tipo de compuestos que se generan durante la fermentación. “Los caracterizamos por cromatografía de gases-masas y cuantificamos cierta cantidad de compuestos que son hipoglucemiantes y antihipertensivos, por ello está dirigido a combatir el síndrome metabólico”, explicó.
Fuente: enfoquenoticias.com
Fotografía: enfoquenoticias.com