Fragmento de la película «La Huérfana».Tomada de Dark Castle Entertainment

Una pareja estadounidense adoptó a una niña de, supuestamente, 8 años de edad; con el tiempo descubrieron que era una mujer adulta

Los estadounidenses Kristine Barnett y Michael Barnett adoptaron a una niña ucraniana en 2010, creyendo que tenía 8 años. En realidad esa fue la edad que un médico le calculó a la que más tarde resultó ser una mujer con enanismo.Puedes leer:

Dos años después, los Barnett comprobaron que la «pequeña» Natalia Grace tenía en realidad 22 años, así que la dejaron a sus suerte en Indiana, Estados Unidos, y se mudaron con sus hijos biológicos a Canadá portando la carta de un doctor que asegura tener la razón gracias a un análisis de huesos, vello púbico y comportamiento.

Se hizo pasar por una niña de 8 años; resultó una mujer con enanismo

No obstante, en 2014 Natalia demandó a sus padres adoptivos por negligencia, a pesar de que la policía no tiene claro cómo logró sobrevivir dos años sola. De hecho, Kristine Barnett y Michael Barnett usan ese argumento a su favor, además de los registros dentales y el desarrollo de su zona íntima como el de una adulta. «Nosotros somos las verdaderas víctimas. Fuimos amenazados por años y ella incluso llegó a decirnos que nos apuñalaría mientras dormíamos. A mí me tiró café hirviendo encima».Michael Barnett, la madre. 

En ese sentido, Michael Barnett expresó desconcierto de que el estado de Indiana la acuse de crímenes contra una «niña«, pese a que se ha determinado en varias ocasiones que Natalia es una mujer adulta. Es por ello que se entregó a las autoridades el pasado jueves 19 de septiembre y fue liberada después de pagar una fianza de 5 mil 500 dólares (107 mil 98 pesos).Recomendamos:

Una «niña» psicópata

Mientras vivió con los Barnett, la niña demostró tener rasgos de una psicópata, mismo que también fue comprobado por psicólogos. El documento que lo confirma menciona que ya había pasado por un hospital psiquiátrico, siendo diagnosticada con el trastorno de personalidad sociópata.

Fuente: sdpnoticias.com
Por:
Yazmín Navarro