1. CIUDAD DE MÉXICO Y XOCHIMILCO

La Unesco valora nuestra capital por una poderosa razón: conserva muestras arquitectónicas de tres distintos periodos históricos. Primero, la era prehispánica, representada en el Templo Mayor, el conjunto de edificaciones religiosas más importante de la cultura mexica. Entre ellas están los santuarios dedicados a Huitzilopochtli y a Tláloc. Del periodo colonial, destaca la Catedral Metropolitana, la más grande de Latinoamérica; su construcción se extendió por más de 200 años. Y, finalmente, los edificios “contemporáneos”, como el Palacio de Bellas Artes, revestido en mármol, que reúne características tanto del estilo art nouveau como art decó.

El Centro Histórico de Ciudad de México comparte nombramiento con Xochimilco.

No te pierdas: los Tours del Centro Histórico (lostoursdelcentrohistorico.com) organiza paseos especializados en leyendas, en datos curiosos de la Catedral y de cantinas emblemáticas.

2. ZACATECAS

Es reconocida por la extracción de plata. Su momento glorioso fue en los siglos XVI y XVII. La mina El Edén fue fundada en la década de 1580. Aunque a mediados del siglo XX dejó de funcionar, está acondicionada para que los visitantes la recorran. El valor de Zacatecas, también se debe a sus templos: la catedral basílica, de estilo churrigueresco, y el Templo de Santo Domingo, que pertenece al barroco.

No te pierdas: además de descender 340 metros de la mina El Edén (minaeleden.com.mx), se recomienda visitar el Museo Rafael Coronel. Exhibe 10 mil máscaras mexicanas de toda la República.

3. TLACOTALPAN

Calles amplias con casas en tonalidades vivas es lo que distingue a esta ciudad, a orillas del río Papaloapan. Estas construcciones contienen elementos caribeños, como las columnatas que decoran sus fachadas.

No te pierdas: la mejor temporada para ir es durante la Fiesta de la Candelaria, que se celebra del 31 de enero al 9 de febrero. Son días de baile, son jarocho, feria y procesiones en honor a la Virgen de la Candelaria. Si visitas la ciudad, también vale la pena dar un paseo en lancha por el Papaloapan y visitar el Museo de Agustín Lara (Rodríguez Beltrán s/n), que exhibe toda clase de recuerdos del compositor.

4. SAN MIGUEL DE ALLENDE

Fue elegida por la evolución de escuelas arquitectónicas que puede notarse en sus edificios. Entre los estilos que se aprecian, están el barroco, el neoclásico y el neogótico. Un ejemplo de este último es la Parroquia de San Miguel Arcángel, el emblema de la ciudad.

El Santuario barroco de Jesús Nazareno de Atotonilco, a 20 minutos de San Miguel, forma parte del patrimonio mundial. Fue levantado entre 1740 y 1776. De este templo, Miguel Hidalgo sacó el estandarte de la Virgen que más tarde sería la bandera de los insurgentes.

No te pierdas: si quieres profundizar en la historia de nuestro país, no olvides echarle un ojo al Museo Casa de Allende (casadeallende.inah.gob.mx), hogar del héroe de la Independencia.

5. QUERÉTARO

La ciudad puede presumir de mil 400 sitios considerados monumentos. Se sabe que en esta ciudad llegaron a convivir las culturas otomí, tarasca, chichimeca y española.

La designación como Patrimonio Mundial incluye su gran Acueducto. La estructura tiene 74 arcos con una altura máxima de 28 metros; es difícil de ignorar, pues su extensión supera un kilómetro. No te pierdas: visita el Museo de Arte de Querétaro, en el Exconvento de San Agustín (en Allende 14 Sur). Está dedicado a las artes plásticas e imparte talleres de pintura.

6. MORELIA

¿Sabías que tan solo en su centro histórico (sitio de la designación como Patrimonio Mundial) se concentran 249 monumentos? 21 son iglesias. Una de ellas es la catedral donde, se dice, fue bautizado Agustín de Iturbide.

En sus edificaciones es notorio el uso de la cantera rosa. Morelia también es valorada por sus personajes históricos: es la ciudad natal de José María Morelos y el lugar donde Miguel Hidalgo recibió su formación.

No te pierdas: te recomendamos dos espacios culturales, el Palacio Clavijero (en El Nigromante 79), estructura barroca que presenta exposiciones temporales de arte (ha mostrado obras de Diego Rivera), y la Casa Natal de Morelos (La Corregidora 103), ahora un museo dedicado al llamado “Siervo de la Nación”.

7. PUEBLA

No es difícil identificar los rasgos que la hacen destacar: sus edificios decorados con azulejos revelan la fusión cultural entre América y Europa y sus iglesias. Aunque en el siglo XIX se cerraron numerosos sitios religiosos, se conservan templos como la catedral, cuyas torres alcanzan 74 metros de altura. En el centro también se instaló la Biblioteca Palafoxiana, que cuenta con una colección de 42 mil libros y es reconocida como la primera del continente americano.

No te pierdas: una de las mejores vistas del centro histórico la obtienes desde la terraza del Museo Amparo, uno de los más famosos de la ciudad. La institución exhibe arte, desde los tiempos prehispánicos hasta la era contemporánea. (museoamparo.com)

8. OAXACA

Mil 200 monumentos históricos son la muestra de su riqueza arquitectónica. El centro histórico ha resistido no solo al paso del tiempo (se fundó en 1529), sino la intensa actividad sísmica de la región. La designación como Patrimonio Mundial también corresponde al sitio arqueológico de Monte Albán, a 20 minutos en auto desde el centro de la ciudad. Es el mejor lugar para saber cómo vivieron los olmecas, zapotecos y mixtecos.

No te pierdas: el Exconvento de Santo Domingo de Guzmán, que aloja al antiguo templo, el Museo de las Culturas de Oaxaca y el Jardín Etnobotánico. En el andador Macedonio Alcalá 505.

9. CAMPECHE

Su sistema de fortificaciones, diseñado a prueba de piratas, es lo que hace especial a Campeche. Su origen se remonta al siglo XVI. Era necesario protegerla pues se trataba de la segunda ciudad más grande de la región del golfo (la primera era Mérida), y se encontraba en la ruta de España hacia Veracruz. Fue hasta finales del siglo XVII que se iniciaron las construcciones que ahora conocemos. El área designada como Patrimonio Mundial incluye el centro de la ciudad: alrededor de mil monumentos históricos.

No te pierdas: parte del sistema defensivo es sede de recintos culturales. En el fuerte de San José El Alto se instaló el Museo de Barcos y Armas (Avenida Francisco Morazán s/n) y en el Baluarte de San Carlos el Museo de la Ciudad (Calle 8 s/n).

10.GUANAJUATO

El papel que la urbe jugó durante la Independencia de México es solo uno de los motivos por los que mereció la declaratoria de la Unesco. Otra cosa a destacar es la historia de su minería y arquitectura. Desde finales del siglo XVII, de aquí salía más de la mitad de la plata de nuestro continente que se enviaba a España.

Esta industria definió la arquitectura de la ciudad; su desarrollo se puede notar en los túneles que la comunican.

No te pierdas: entre los edificios más emblemáticos está la Universidad de Guanajuato (www.ugto.mx), cuyo origen se remonta a 1732, el Teatro Juárez y la Alhóndiga de Granaditas (en Mendizábal 6), donde se ubica el Museo Regional del estado. Todas ellas son sedes principales del Festival Cervantino, que este año se realizará del 11 al 29 de octubre.

Fuente: El Universal
Fotografía: prodigy.msn.com