El aguacate es uno de los frutos más generosos de la naturaleza y por suerte crecen en abundancia en nuestro país. A diferencia de Europa o Asia donde son mucho más caros, pequeños y con un sabor distinto, en México los disfrutamos todo el año y en diferentes variedades.

El producto mexicano tiene a personas de todo el mundo bajo su hechizo. Tan sólo en Estados Unidos, el consumo anual de una persona promedio ha aumentado de 0.5 kg. en 1989 a más de 3 kg. en 2016.

Asimismo, en Reino Unido tuvo el tercer mayor crecimiento de ventas de cualquier artículo de abarrotes el año pasado. Su consumo es tan abundante que en 2016, a los jóvenes australianos les recomendaron dejar de comprar muchos, por lo costoso, si pensaban comprar una propiedad.

Pero ¿cómo llegó este fruto a ser tan cotizado? Aquí la historia del oro verde que es uno de los orgullos de México, de acuerdo con un reportaje realizado por BBC Mundo.

La historia

Arqueólogos han encontrado evidencia de que había seres humanos que ya consumían los aguacates en América Central, alrededor del año 10 mil a.C. Su nombre proviene del náhuatl ‘ahuacatl’, que significa ‘testículos de árbol’.

La evidencia de su uso en México por los primeros grupos humanos proviene de la cueva de Coxcatlán en Tehuacán, Puebla. Actualmente, además de los frutos frescos se utiliza la pulpa congelada, deshidratada, y los extractos de aceite para la industria cosmética.

Su presencia en Europa data del siglo XVI, cuando el conquistador español Fernández de Oviedo los probó por primera vez. “En el centro de la fruta hay una semilla como una castaña pelada, y entre ésta y la corteza está la parte que se come, que es abundante“, escribió.

A fines del siglo XIX, en el estado de California, Estados Unidos, empezaron a plantar aguacates a los que llamaban ‘pera de cocodrilo’. Pero no se vendían, así que la Sociedad del Aguacate de California los publicitó a través de avisos en las revistas The New Yorker y Vogue denominándolo el ‘aristócrata de las frutas para ensaladas’.

Placeholder block
La famosa tienda Marks & Spencer afirmó que en 1968 introdujo el producto mexicano en los supermercados de Reino Unido, pero los llamó ‘peras de aguacate’. Los británicos mostraron poco interés y algunos se mostraron confundidos.

Una clienta se quejó porque lo había hervido y servido con crema inglesa como si fuera un postre. La tienda tuvo que empezar a venderlos con folletos explicando que eran para consumirlos como ensalada.

A la conquista del mundo

Al comienzo de la década de 1990, los cultivadores de aguacate en California decidieron apuntar al futbol americano, uno de los deportes más vistos en la unión americana. Ver la final de la NFL con unas buenas papas fritas acompañadas con un delicioso guacamole. Hoy en día, los fanáticos consumen más de 47 millones de kilos de aguacate cada año en el domingo del Super Bowl.

La gran fiebre del aguacate no ha estado exento de situaciones negativas, como el que se dice que los cárteles de la droga controlan el suministro de este producto en América Central. Además, el cultivo de aguacate requiere al menos dos o tres veces más agua que el cultivo de papa.

Sin embargo, su carrera hacia la dominación global sigue con paso firme en 2018, y está aprovechando su gran momento. Un claro ejemplo es China, que importó 32 mil 100 toneladas de aguacates el año pasado, más de mil veces el número de 2011.

Fuente: elfinanciero.com
Fotografía: elfinanciero.com