“Tengo mucho trabajo”, “no tengo tiempo para el ocio”, “no puedo dejar este proyecto”, “ya tendré tiempo para descansar”. Escuchamos estas frases comúnmente de persona que priorizan su trabajo por sobre su vida personal. Los extremos nunca son buenos, y ser adicto al trabajo o es una cosa menor, ya que se pierden buena parte de la vida cotidiana, de sus familias, amigos, familiares, encerrados en una oficina. Hoy desde nuestro blog te dejamos algunos consejos para acabar con la adicción al trabajo y vivir plenamente.
¿Qué significa el termino WORKAHOLIC?

Este término fue acuñado por el psicólogo Wayne Oates en 1971, y se utiliza para referirse a las personas que sufren de adicción al trabajo. La adicción al trabajo puede ser definida como la implicación excesiva y progresiva de la persona en su actividad laboral, sin control ni límite, y abandonando las actividades que realizaba anteriormente. Este exceso no se explica por necesidades laborales objetivas, sino por necesidad psicológica de la persona afectada. Comprende a aquellos trabajadores que, de forma gradual, pierden estabilidad emocional y se convierten en adictos al control y al poder, en un intento por lograr el éxito.

La adicción al trabajo es una de las adicciones más aceptadas y justificadas socialmente y el laboradicto tiende a negar su problema. Generalmente son personas perfeccionistas, narcisistas o controladoras.

Características de un adicto al trabajo:

Es importante recalcar que no toda dedicación al trabajo es adicción. Existen algunas características típicas de un workaholic:

Extrema dedicación laboral. Son personas completamente enfocadas en sus trabajos ya sea fuera de hora, en vacaciones, los fines de semana, etc.
Autovaloración en el trabajo.
Incapacidad para delegar.
Búsqueda constante del poder, el control y el éxito.
Comunicación interpersonal muy desgastada. Se alejan de sus familias, parejas, amigos, compañeros de trabajo.
Solo habla de su trabajo, y es lo único que lo entusiasma.
Se irrita fácilmente cuando se le pide que deje su trabajo para realizar otra actividad.
Son incapases de desconectarse de su actividad laboral, piensan y trabajan constantemente, mientras comen, duermen, leen, etc.
Suelen perderse cenas o reuniones familiares y están casi siempre ausentes en los actos escolares de sus hijos. Incluso cuando se van a dormir prefieren seguir conectados desde la cama y ponen excusas a la hora de la intimidad con su pareja.
Tiene problemas para relajarse, se encuentran constantemente irritables, tensionados e impacientes.

¿Cómo dejar de ser un adicto al trabajo?

Deja de lado tus objetivos laborales: trabajar y sentirse motivado es un motivo de orgullo y satisfacción personal. EL problema es cuando el trabajo se convierte en la única motivación, y no hay espacio en la vida para otra cosa que no sea trabajo. Intenta encontrar otras motivaciones que te hagan sentir seguro, confiada y en paz.
Ponte tus propios límites. Puedes empezar por dejar de trabajar todo los días a la misma hora sin importar lo que estés haciendo.
No lleves el trabajo a casa.
Busca un hobby, una actividad física, un curso, algo que te exija salir de la oficina, encontrarte con otras personas, relajarte.
Encuentra un momento personal, pueden ser 15 o 20 minutos para hacer algo que lo relaje y que le guste. Puede dar una pequeña caminata, leer una revista o un libro, escuchar su música preferida, etc.
Piensa en lo que realmente valoras de la vida. Si tu respuesta es tu trabajo, por sobre tus afectos, debes replantearte si es eso lo que quieres verdaderamente.
Busque ayuda de sus afectos y/o de un profesional que lo ayude a superar su adicción.

Fuente: comodejar.info
Fotografía: comodejar.info