Los actores Olivia Newton-John y John Travolta inmortalizaron hace 40 años el baile que ejecutaron en Vaselina (Grease) teniendo como telón de fondo el tema You Are The One That I Want, creado exclusivamente para esta cinta por el productor y músico australiano John Farrar.

Una de las escenas más emblemáticas de dicha historia, dirigida por Randal Kleiser, es cuando Sandy Olsson (Newton) deja de lado el aspecto de niña inocente para lucir completamente sexy en un atuendo negro que deja ver sus hombros, mientras apaga un cigarrillo frente a la cara de Danny Zuko (Travolta) con su zapatilla roja, para darle paso a uno de los bailes más emblemáticos del cine estadunidense.

En toda la película el personaje de Olivia Newton-John se da a respetar y manda literalmente al diablo a Danny Zuko; sin embargo, en la recta final de la historia, termina totalmente transformada en todos los sentidos. ¡Recordemos aquellos tacones y sus pantalones de cuero! Entonces lo que aparentemente era una película que apelaba a los valores morales de los 50 dio un giro y regresó a la década de los 70, en donde la sexualidad es mucho más abierta y más cachonda. Así que estamos hablando de una gran contradicción”, comentó el crítico de cine José Antonio Valdés.

Vaselina, cinta que tuvo su premier en Nueva York el 13 de junio de 1978, para estrenarse en Estados Unidos el 16 del mismo mes, arribó a la cartelera estadunidense tres años después de que se diera por concluida la Guerra de Vietnam, conflicto bélico en el que Estados Unidos fue uno de los protagonistas. El éxito de dicha película a nivel comercial, que se realizó con seis millones de dólares y que logró recaudar a nivel mundial cerca de 395 millones de dólares, se debió a que mucha gente añoraba esas épocas pasadas en las que la guerra no dejaba estragos físicos y/o emocionales en la sociedad.

La película significó el regreso a cierta inocencia que se había perdido en una sociedad norteamericana que atravesaba por una crisis económica, producto de la Guerra con Vietnam, la creciente pobreza y criminalidad que iba en aumento en esa nación. Básicamente esta película apela a esos tiempos buenos vividos en la década de los 50 y es un guiño a la nostalgia, pero es una nostalgia que no hace ningún tipo de crítica social, tal como lo hizo en esa misma época el musical Hairspray, donde se hablaba de racismo, clasismo y de la hipocresía norteamericana”, complementó Valdés.

Vaselina llegó a México el 2 de noviembre de 1978 dejando ver el trabajo de un John Travolta de entonces 24 años, que justo un año antes había alcanzado fama por los bailes que interpretó con el personaje de Tony Manero en Fiebre de sábado por la noche, así como de una Olivia Newton-John de 30 años, nieta del ganador del físico y matemático alemán Max Born, que obtuvo un Premio Nobel de Física en 1954. Por aquella época Olivia Newton trataba de hacerse de un lugar en la industria musical, donde tres años antes de Vaselina, colocó en los primeros lugares de popularidad el tema Have You Never Been Mellow.

A 40 años de distancia, John Travolta sigue activo en la industria fílmica con papeles de diversa índole, algunos de ellos que han pasado sin pena ni gloria y otros, como el de Vincent Vega que le dio Quentin Tarantino en Pulp Fiction en 1994, que lo rescataron y afianzaron como actor.

Olivia Newton-John no ha tenido un papel así de significativo desde Vaselina y ha enfocado su carrera más al altruismo o a campañas de prevención del cáncer de seno, que padeció y en 2017 reincidió.

PARA SABER
Vaselina costó 6 millones de dólares y recaudó cerca de 395 millones de dólares en taquilla.
Colocó en el panorama los nombres de Olivia Newton-John y John Travolta.
El filme contó con varios temas musicales como Grease, Summer Nights, You Are The One That I Want y Rock ‘N’ Roll Is Here to Stay.
En 1979 el tema Hopelessly Devoted to You fue nominado al Oscar como Mejor Canción Original. Ese mismo año la cinta recibió cinco nominaciones al Globo de Oro, entre ellas, la de Mejor Película Musical.
El filme está basado en la obra homónima de 1972, escrita por Jim Jacobs y Warren Casey.

Fuente: excelsior.com
Fotografía: excelsior.com