Varios cientos de tumbas de un cementerio judío de la región de Sarre-Union, en el noreste de Francia, fueron profanadas, informó hoy el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, que condenó con la mayor firmeza este “acto criminal”.

Haremos todo lo posible para identificar, detener y entregar a la justicia a los autores de esta ignominia”, indicó el ministro en un comunicado.

Cazeneuve señaló que un equipo de técnicos de identidad criminal han procedido a tomar pruebas para tratar de identificar a los autores de este acto.

Francia no tolerará esta nueva herida que ataca a los valores que todos los franceses comparten. Ninguna violencia, ninguna manifestación de falta de respeto ni de odio inspirado por cualquier forma de racismo o intolerancia religiosa debilitará nuestra indestructible voluntad de vivir juntos en libertad”, agregó.

El ministro hizo un llamamiento a “la afirmación del respeto de la dignidad humana, de la libertad, de la tolerancia y de la fraternidad”.

Cazeneuve reveló este suceso poco después de haber viajado a Copenhague para interesarse por la situación de la ciudad tras el doble atentado que causó dos muertos, uno de ellos en un acto en el que participaba el embajador francés en Dinamarca.

Por su parte, en su cuenta oficial en Twitter, el primer ministro francés, Manuel Valls, calificó lo ocurrido en el cementerio judío de “acto innoble y antisemita, un insulto a la memoria. Se hará todo lo posible para encontrar a los responsables.”

PRIMER MINISTRO PIDE A JUDÍOS NO ABANDONAR EL PAÍS
Valls exhortó a la comunidad judía del país a no abandonar Francia, en respuesta a las declaraciones del premier israelí, Benjamin Netanyahu, quien ha convocado a los judíos europeos a refugiarse en Israel.

Estar en campaña electoral no justifica cualquier declaración. El lugar de los franceses judíos es Francia. (…) Francia está herida, como vosotros, y no quiere vuestra partida”, declaró Valls en una entrevista con la emisora RTL.

Netanyahu aseguró a los judíos europeos y de cualquier país que “Israel es el hogar de cada judío”.

Por otro lado, Valls advirtió que la amenaza terrorista permanece “particularmente elevada” en Francia, y aseguró que el plan antiterrorista Vigipirate se prolongará tanto tiempo como sea necesario.

Hay que decir la verdad a los franceses (…) Hay que acostumbrarse a vivir con esta amenaza terrorista que es el fruto de organizaciones internacionales particularmente salvajes como el Estado Islámico o Al Qaeda, pero también de individuos radicalizados sobre nuestro territorio”, indicó.

El jefe del Gobierno recordó en esa emisora que “hace meses, sino varios años”, que se destaca que la amenaza es particularmente alta “en Europa y por lo tanto en Francia”, y subrayó que sigue siéndolo en el país.

Tras los ataques perpetrados este fin de semana en Copenhague, que causaron dos muertos y cinco heridos, y de la profanación de cientos de tumbas de un cementerio judío de Sarre-Union, en el noreste de Francia, Valls instó a no ceder ante “el miedo y la división”.

Para combatir el islamo-fascismo, porque es así como debe ser llamado, la unidad debe ser nuestra fuerza”, señaló.

Recalcó la necesidad de “combatir el terrorismo, movilizar a la sociedad en torno al laicismo, y combatir el antisemitismo”.

 

Fuente: excelsior.com