Eliminar de raíz la posibilidad de contraer una enfermedad como cáncer o VIH es actualmente algo posible dentro de un laboratorio y para un puñado de personas, de acuerdo con Tiffany Vora, vicedirectora de medicina y biología digital de Singularity University,

Sin embargo a través de tecnología que permite la edición del código genético, “borrar” y modificar lo que algunos llaman el código fuente de los seres vivos, será una práctica de uso masivo en los próximos años.

Según Vora, la edición del código genético, puede ayudar a resolver problemas en el corto plazo en campos como la agricultura y la medicina.

La técnica a través de la que es posible editar diferentes secuencias del código genético lleva por nombre CRISPR y fue desarrollada por investigadores de Harvard tras probarla en códigos de bacterias.

La técnica funciona como una especie de “copia y pega”; se cortan secuencias expuestas a un virus y se sustituyen. La técnica fue comunicada por la revista Nature en 2016 y probada por primera vez en el código genético humano a mediados de este año.

Aunque actualmente los ejemplos de edición genética se encuentran aún dentro de los laboratorios o pruebas piloto, cifras de Markets & Markets reportan que el mercado de herramientas de ingeniería para edición genética ascenderá a 5,500 millones de dólares en 2021 a nivel global.

Estos son tres ejemplos de edición genética:

Inmunes al VIH
Investigadores de la Universidad Temple en Filadelfia, Estados Unidos, lograron aplicar la técnica de edición genética para erradicar de un cuerpo las células infectadas con VIH.

Vora explicó que la forma en la que las células se infectan de este virus se hace por medio de una especie de “puerta” en la célula y actualmente se han detectado personas que tienen una mutación que cambia el tamaño de esta puerta, lo que hace difícil que el virus entre a la célula.

Los investigadores lograron replicar esta mutación con edición genética con lo que se logró hacer cuerpos inmunes a la enfermedad y curar los ya infectados.

“Se sacan las células T y se usa edición genética. Se replica la mutación que cambia el tamaño de la puerta en la célula en el laboratorio y las ponen de regreso en el paciente. Lo que sucede después es que las células modificadas van matando a las células con la antigua versión y al final queda la nueva versión en todas las células y la persona se cura de VIH”, dijo Vora en entrevista con Expansión durante su participación en el foro Singularity University en Puerto Vallarta.

Agricultura hackeada
Un segundo uso de la edición genética es en agricultura para modificar alimentos.

Vora argumentó que es una aproximación distinta a la creación de organismos genéticamente modificados (GMO), pero sin agregar compuestos.

“Es una oportunidad para tener una nueva concepción del los GMO y cambiar la percepción de estos ante la gente”, dijo.

Con esta técnica se pueden crear alimentos que no se echen a perder, por ejemplo, o alimentos que integren más nutrientes de lo normal.

Vora proyectó que la masificación de este sector se podría dar en un espacio de dos años.

Modificar embriones
Aunque ha sido uno de los usos más controvertidos de la edición genética, ya es una realidad. Vora explica que a través de la modificación de un embrión o incluso de un espermatozoide se podría reducir la posibilidad de que una persona contraiga una enfermedad determinada.

El editar el espermatozoide, podría eliminar hasta 72% de la propensión de una enfermedad, como fibrosis quística, enfermedades de la sangre o distrofia muscular.

“El debate está en que los embriones no pueden elegir si quieren que se les modifique el ADN o no, pero no elegimos a nuestros padres, ni el ADN que heredamos de ellos”, dijo la investigadora.

Fuente. Expansión
Fotografía: prodigy.msn.com